Diario Vasco

La Diputación licita el proyecto para construir el bidegorri Maltzaga-Azitain

Antigua estación de tren de Maltzaga, zona por la que se construirá el bidegorri.
Antigua estación de tren de Maltzaga, zona por la que se construirá el bidegorri. / FÉLIX MORQUECHO
  • El trayecto tendrá 1,5 kilómetros y se plantea iniciar las obras el próximo año

  • Prolongará el final de la vía peatonal de Elgoibar y transcurrirá por dos puentes y por debajo de la autopista, junto al río

La Diputación ha sacado a licitación la redacción del proyecto de bidegorri entre Azitain-Maltzaga, por un importe de 163.000 euros. A partir de ahora, se inicia el proceso que desembocará en la adjudicación y en el inicio de las obras en el 2018, tal como indicó la Diputación al Ayuntamiento de Eibar que lleva reivindicando este proyecto desde muchos años atrás. Este bidegorri prolongará la vía ciclista y peatonal que viene de Elgoibar hasta Azitain. La infraestructura contará con 1,5 kilómetros.

El ente foral comunicó que incluiría una partida de 2,4 millones de euros para hacer frente a los costes de construcción de la primera fase de dicho bidegorri.

Entre las previsiones que dio a conocer la Diputación al Ayuntamiento estaban las de licitar esta obra en 2017 para después iniciar los trabajos a finales de ese año o principios de 2018, momento en el que se acometerá el grueso de la obra.

Igualmente, en los estudios previos se recogió la dificultad para llevar a cabo este proyecto por el trazado por el que transcurrirá, muy próximo a la vía del tren y al río. No obstante, tras la consecución de acuerdos con Ura y Eusko Tren, se ha mostrado la viabilidad de esta compleja obra, aunque el presupuesto final oscilará sobre los 4,4 millones de euros.

Junto a ello, tras varios años de estudios para analizar las posibilidades existentes, el ente foral alcanzó un acuerdo con el Agencia Vasca del Agua (Ura) y con Eusko Tren para acometer este importante proyecto, que entra en fase de redacción antes de poder licitar las obras. Con estas dos instituciones era obligado cerrar acuerdos debido a que son los propietarios de los terrenos sobre los que transcurrirá la vía peatonal y ciclista.

Según adelantó el responsable de Obras del Ayuntamiento, Arcadio Benítez, «dimos visto bueno al trazado del bidegorri, después de alcanzar el ente foral un acuerdo con Ura y Eusko Tren, para que no afectara este proyecto al río y al futuro desdoblamiento del tren».

El trazado elegido, finalmente, parte de la finalización del bidegorri de Elgoibar en terrenos de Maltzaga, para después salvar el río con la construcción de un puente paralelo al de Eusko Tren, y después seguir por la margen izquierda del río, frente a la estación de tren. A partir de aquí, se llevarán a cabo los trabajos por debajo de la autopista A-8 y entre el río, para volver a cruzar hacia la N-634 por otro antiguo puente y seguir por la carretera a la altura de Agme y Apalategi, y así poder finalizar en la rotonda de Azitain.

En este punto, el Ayuntamiento ha pedido a la Diputación que este carril prosiga hasta las proximidades del inicio de la variante, en donde se plantea conectarlo por encima de las vías por el paseo proyectado desde la Estación hasta debajo del colegio La Salle de Azitain.

Proyecto muy reivindicado

La construcción del bidegorri provocó desencuentros entre el PSE y EH Bildu, en la anterior legislatura, en la Diputación. Ya en diciembre del 2014, el Ayuntamiento consideró que existía una «falta de interés» en la Diputación por la ejecución del bidegorri , en base a las respuestas de la anterior diputada de Movilidad e Infraestructuras Viarias a las preguntas del exportavoz socialista en Juntas, Eneko Andueza, en relación a la fase en la que se encontraba la redacción del proyecto entre Maltzaga y Eibar. En un documento remitido por la diputada de Movilidad, Larraitz Ugarte, se aseguraba que «se estaba realizando un estudio por parte de los técnicos del Departamento para definir el trazado más adecuado». Una respuesta que para el alcalde, Miguel de los Toyos, demostraba «la incapacidad y falta de voluntad de la Diputación Foral -antes gobernada por Bildu- para cumplir con sus compromisos de gobierno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate