Diario Vasco

El PNV no llega a acuerdos con el PSE pero no votará contra el presupuesto

  • Critica la «política obstruccionista del PSE» y pide convocar el Pleno al tener «garantizada» su aprobación

El grupo municipal Eibarko EAJ-PNV ha anunciado «el fracaso» de las conversaciones con el PSE, al aducir «la falta de disposición en aceptar parte de los ajustes propuestos por el PNV (más de 3 millones de euros), ni a negociar inversiones con cargo a remanente de tesorería (8 millones)». El PNV lamenta «la actitud obstruccionista» de los socialistas y, ante la falta de acuerdo, les insta a aprobar cuanto antes el presupuesto municipal, aunque sea sin acuerdo. EAJ-PNV se abstendrá para facilitar la aprobación del presupuesto, aunque no lo comparte. Todo ello hace que con la abstención nacionalista, independientemente del voto de EH Bildu, el PSE tiene ya garantizada la aprobación de las cuentas del 2017.

Pese a ello, los jeltzales lamentan la «falta de voluntad real» de la comisión negociadora del PSOE para llegar a un acuerdo ambicioso, al que siguen invitando a negociar, pero no votarán en contra pese a que los socialistas hayan dado la espalda a las inversiones propuestas por los jeltzales. «Dijimos que no dilataríamos la aprobación del presupuesto y así ha sido. Este presupuesto se aprueba entrada la primavera, y no hemos retrasado la aprobación ni un solo día. Si no hay acuerdo, facilitaremos que el ayuntamiento tenga presupuesto, porque los ciudadanos no tienen por qué pagar los desencuentros que tenemos los partidos políticos», señala el portavoz jeltzale, Josu Mendicute.

El edil lamenta la «falta de altura de miras» que el PSE ha tenido en la negociación presupuestaria. «Tendrán que explicar que tienen 8 millones de euros en un cajón y que no quieren negociar su uso. El presupuesto adolece de un desajuste de más de tres millones de euros y no hay dinero para arreglar las pistas rurales, ni para soterrar el cableado eléctrico de Aldatze, ni para derribar unas ruinas en Matsaria, ni para hacer el ascensor de Birjiñape, ni para que la Banda Municipal deje de ensayar a menos de 10ºC. No hay dinero para todo ello, pero han ocultado más de un millón de ingresos, han engordado más de dos millones de gastos, y todo ello para seguir engordando un remanente de tesorería que ronda ya los ocho millones de euros. ¿Todo esto para qué? ¿Para anunciar un nuevo polideportivo en su próxima campaña electoral? Los eibarreses no merecen que su dinero sea gestionado de esta manera», denuncian los jeltzales.

«Han sido un muro»

Por todo ello, desde el PNV no quieren condicionar su abstención, según indican, a «dos aceras y cuatro jardineras», por lo que han advertido de que «el PSE tendrá que asumir su responsabilidad de gobierno y determinar si quiere incorporar las propuestas que hacemos para la reactivación económica y la regeneración urbana. Depende única y exclusivamente de su voluntad», han dicho, para asegurar que «hemos hecho todos los ejercicios que se nos han ocurrido para llegar a un acuerdo, y nos hemos encontrado con un muro, porque todo indica que los socios preferentes de los socialistas en Eibar son, curiosamente, los revolucionarios del pasado», han lamentado.

Mendicute asegura que se niegan a «jugar a cambios de cromos con las necesidades de los eibarreses», por lo que no seguirán negociando si el PSE no muestra «una voluntad real de hacer apuestas de futuro», garantizando aún así la aprobación de las cuentas. «Actuamos con responsabilidad: nos abstendremos pese a la falta de acuerdo y el PSOE tendrá que decidir si quiere retomar la senda de la reactivación económica y regeneración urbana a la que le invitamos el año pasado o si prefiere engordar el remanente para su campaña electoral».

Entre las propuestas del PNV destacan la apuesta por completar las iniciativas de desarrollo económico iniciadas el año pasado, proponiendo más apoyo a las personas emprendedoras, extender la línea de ayudas para retos tecnológicos a más empresas de la ciudad, un plan de desarrollo del sector primario, el plan director de turismo y continuar con el programa de mejora de la empleabilidad, entre otros». En las propuestas de regeneración urbana, pedían ejecutar el ascensor a Jardiñeta desde San Juan, reurbanizar la calle Aldatze, ejecutar el proyecto de accesibilidad entre Pagaegi y Jardiñeta, instalar un ascensor en Birjiñape o ampliar aceras en diferentes zonas con sobreancho de calzada.

En cuanto a la mejora de la red vial y el aparcamiento, habían planteado construir un parking de 500 plazas en Matsaria o Jardiñeta, implantar la OTA, siendo gratis y libre para residentes, mejorar el Udalbus, aparcamientos de bicicletas y arreglar las pistas rurales. «Todo ello se puede hacer con dos millones de euros y el Ayuntamiento tiene un desajuste presupuestario de más de tres millones y un remanente de tesorería de ocho, el PSOE quiere guardar esos 11 millones para gastarlos a su antojo y ante esa tesitura no podemos acceder a negociar 30.000 euros para emprendedores y 100.000 para hacer una acera, no vamos a perder el tiempo en negociaciones si no hay voluntad real de afrontar las inversiones que necesita la ciudad», han detallado.

En cualquier caso, los jeltzales advierten de que «la ciudad y las personas que la componen son las que pagarán cara la inmadurez política con la que el PSE está asumiendo la tramitación presupuestaria», ya que «hay gente que está esperando a que el ayuntamiento apruebe el presupuesto para poder dar una ayuda que en este momento le deniega, no es normal que pasado el ecuador de marzo sigamos sin poner fecha a la aprobación». Desde la formación abertzale recuerdan que llevan desde verano reclamando que el proceso comenzara en septiembre, para culminar su aprobación en diciembre de 2016. «Clama al cielo que se retrase, una y otra vez , la aprobación de forma injustificada». Por todo ello, el PNV insta al gobierno municipal a convocar el Pleno de aprobación del presupuesto «a la máxima celeridad, ya que su aprobación está garantizada».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate