Diario Vasco

Citas navideñas con nota positiva

Popular. Olentzero vivió un pasacalles multitudinario el pasado 24 de diciembre.
Popular. Olentzero vivió un pasacalles multitudinario el pasado 24 de diciembre. / MORQUECHO
  • El Ayuntamiento invirtió 5.887 euros en la celebración de Olentzero y 14.800 en la cabalgata de Reyes Magos

Los juguetes que se han dejado ver por las calles durante las últimas semanas daban ayer el relevo a las mochilas. La vuelta a clase marca el regreso a la rutina anhelada a veces y denostada otras. Las fiestas navideñas han tocado a su fin y es momento de hacer balance de unas celebraciones que durante unos días están en boca de gran parte de la ciudadanía. Desde el Ayuntamiento se hace una lectura «muy positiva» de las modificaciones introducidas en los últimos años. «El pasacalles con Olentzero es una cita que tenemos que mantener y potenciar, sabiendo que los Reyes Magos también tienen un arraigo muy importante», resumía ayer el concejal responsable de Fiestas Patxi Lejardi.

En ejercicios recientes se reclamó una mejora de la presencia de Olentzero en Eibar, y se optó por cambiar el horario tradicional de su pasacalles de la tarde a la mañana. «Creemos que fue un cambio muy positivo. Muchas familias nos han trasladado su sensación de que así sacan más jugo al día de Nochebuena», indica Lejardi. El cambio a un pasacalles de mañana se inició el año pasado con la introducción de otras novedades. Una de ellas es la salida desde Urkizu, con la incorporación de varios 'galtzagorri'. «Hemos visto que la celebración de esta fiesta con la luz del día no rompe la magia y la ilusión de Olentzero».

El desfile contó además con la participación de un centenar de niños a través del programa de tiempo libre Afariketan y la ludoteca Jacinto Olabe, así cómo músicos de la Escuela Juan Bautista Gisasola y alumnado de Adolfo Jainaga. A ellos se sumaron los grupos de canto Kaleetan Kantuz y Eibarko Kantuzaleak. «Algo que hemos visto como muy positivo ha sido la amplificación de la música para que se pudiera oír desde atrás, aunque vamos a ver si se puede mejorar con la colocación de micrófonos en estos grupos». Este sistema es una novedad en los últimos años y está encaminada a que todo el público asistente pueda cantar a una los villancicos.

El desfile de Olentzero en Eibar se completó con el lanzamiento de 100 kilos de caramelos, 7 kilos de confeti, 700 serpentinas. Además, la fiesta se completó con la recepción en el patio del Ayuntamiento a los niños que quisieron guardar cola, con la participación de 480 pequeños que recibieron un Olentzero de chocolate. Tampoco faltó la burra Pantxika, encargada de llevar el carro del mitológico carbonero. La burra municipal lleva más de 20 años de servicio y se ha convertido en un icono para los más pequeños. Pero la novedad principal estuvo en el colaborador más cercano de Olentzero, que cumplió con creces y aseguró el relevo, muy satisfecho con la experiencia.

«La gente lo agradece»

Ya en el año presente se vivió la Jornada de Reyes Magos, una cita con una propuesta más ambiciosa. El presupuesto destinado de esta última fue de 14.800 euros frente a los 5.887 euros invertidos en el pasacalles de Olentzero. Son unas cifras similares a las del pasado año. La mayor parte de esa diferencia de gasto se debe a la contratación de las figuras de luz que acompañaron la cabalgata. «La gente lo agradece mucho, se quedaban admirados de lo bonito que queda, tanto la carroza como estos personajes de luz», señala Lejardi.

El espectáculo de baile en el polideportivo Ipurua tuvo que reducir participantes y público por el aforo que marca por seguridad el Gobierno Vasco. Pese a ello fueron 225 bailarinas y 1.175 espectadores los que llenaron el recinto hasta donde deja la normativa. El recorrido posterior por las calles de Eibar arrojó (literalmente) 300 kilos de caramelos, 13 kilos de confeti, 1.300 serpentinas, y Melchor, Gaspar y Baltasar se encargaron de repartir un total de 720 figuritas de chocolate.

El edil de Fiestas señaló ayer su agradecimiento a todos los colectivos que han tomado parte activa en la organización de estas actividades, entre los que también están las doce motos de los miembros del Club Lambretta o los integrantes de la comisión de fiestas de San Cristóbal, encargados de los accesos al polideportivo. «El objetivo que nos marcamos es seguir en esa línea, con un presupuesto similar, pero ofreciendo siempre actuaciones de calidad», señala Lejardi.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate