Diario Vasco

Un trabajo de Gorka Castrillo compara el antiguo Eibar con la ciudad actual

Antigua Casa Pastora, situada en el mismo lugar que ocupaba.
Antigua Casa Pastora, situada en el mismo lugar que ocupaba. / GORKA CASTRILLO
  • Incluye 700 fotografías, de las que la mitad son actuales y están realizadas en el mismo punto que las antiguas

El fotógrafo Gorka Castrillo ha entregado un avance del Eibar antiguo y del nuevo, comparado dentro de una misma instantánea, que le encargó la comisión Ego Ibarra. Este trabajo estará definitivamente concluido para el mes de enero del 2017.

Su estudio, bajo el nombre 'Retrofotografiar Eibar' recoge un conjunto deimágenes, tomadas exactamente en el mismo lugar, pero comparado con la forma que contaba en el pasado

Su proyecto se ha elaborado desde un punto vista temático y ha manejado un total de 700 fotografías: 350 actuales, fotos realizadas hoy por él, en el mismo lugar, con la misma colocación y en la misma época del año en las que se realizó la fotografía antigua.

Castrillo, graduado en Ciencia Política y aficionado a la fotografía desde los 16 años, ha querido regresar con su obra al Eibar de los años 50 a los 70. La elección de los años no ha sido casual, sino que ha tratado de estudiar cómo era la ciudad en la fase final de la reconstrucción, en la primera mitad de la década de los 50, tras la Guerra Civil y cómo se transformó a raíz del auge industrial experimentado de la década de los 50 y los 60.

En sí, su obra permite conseguir una mirada hacia atrás y comprobar la evolución que ha seguido Eibar, los antiguos edificios, hoy desaparecidos, y los nuevos que han surgido. También se exponen fotos antiguas, como una visita de Franco a Eibar, la inauguración de las casas de Carlos Larrañaga ensamblada dentro de la imagen actual de la misma calle, bajo el nombre de J.A Mogel. Asimismo, se aprecia otra visita de cuando eran príncipes de España Juan Carlos y Sofía, en 1974, en la entrada de la Casa Consistorial, en compañía del fallecido alcalde Antxon Iraolagotia. Por ello, sus imágenes antiguas tienen un sentido especial por el desarrollismo que cobra la ciudad y los cambios urbanísticos. También, se hace una parada en el declive de la primera mitad de la década de los años 70 por la crisis industrial y la posterior deslocalización de las empresas más importantes.

También se puede ver cómo se recuperan antiguos enclaves como la casa Pastora en Otaola y la actual conformación de la calle, así como la antigua cruz de Urkikurutzekua, antiguamente en un descampado, y hoy toda una moderna urbanización de viviendas.

Documento histórico

La retrofotografía se define como el acto de repetir una fotografía de un mismo sitio, con un espacio de tiempo entre las dos imágenes; un documento del ayer y hoy de un área en concreto. Algunas son casuales, habitualmente tomadas desde el mismo punto de vista sin tener en consideración la época del año, la cobertura o el encuadre del objetivo utilizado. Algunas son muy precisas e implican un cuidadoso estudio de la imagen original.

Los temas son variados y van desde el deporte, fiestas, inmigración o industria, por ejemplo. «Este proyecto es una forma de conjugar mi interés por la investigación cualitativa, la historiografía y la fotografía», explica Gorka Castrillo.

Anteriormente Castrillo, en una visita que realizó a Gales, ya hizo un recorrido de este país con su cámara. A la vuelta autoeditó un libro con las fotos que había hecho durante aquel año. Y viendo ejemplos de edición de libros de fotografía encontró uno publicado por el Archivo Histórico de Barcelona en el que Mark Klett y otros seis fotógrafos catalanes refotografiaban la ciudad. Esta fue también la base de inspiración en ese trabajo para el proyecto 'Eibar 1950-1970'.

Sus fotografías antiguas proceden del Archivo Histórico de Gipuzkoa y del Archivo Municipal de Eibar. También ha usado fotografías de particulares, de familiares y de otros eibarreses.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate