Diario Vasco

Un miércoles sin mercadillo... pero con una gran feria

fotogalería

El sol acompañó una fiesta que vistió de color el centro de la ciudad, tanto con los productos que poblaron los puestos de la feria como con los bailes y la música que dieron ambiente a la jornada. / FOTOS: FÉLIX MORQUECHO

  • El Día de San Andrés se celebró en las calles del centro de la ciudad con una gran participación y unos puestos de categoría con todo tipo de productos

No es época de girasoles pero cuando el astro rey se asoma a un día de San Andrés los vecinos responden saliendo en masa a la calle. La feria agrícola agradeció el buen tiempo y ofreció todo un surtido de colores y sabores ante unos visitantes deseosos de cumplir la tradición. Hubo mucho que mirar y mucho que comprar en un Eibar que recibió lo mejor del campo.

«¿Qué es eso?». La pregunta se repetía en uno de los puestos situado en los soportales del Ayuntamiento. «Esto tomate de árbol de Ecuador, también tenemos maracuyá de Brasil, y esto achojcha de Bolivia, el nombre es quechua» explicaban desde un internacional puesto llegado de Ispaster. La variedad era notoria en los puestos de hortalizas y tanto los productos novedosos como los de toda la vida presentaban un gran aspecto. Pero no todo es comer en la feria y el muérdago también ocupaba su espacio. «Esto es para que el Eibar siga en Primera» apuntaba una de las caseras ante un grupo de clientes interesados. El público tuvo ocasión de marcharse a casa con buenos productos. Bien lo saben en el caserío eibarrés Loixola, que se llevó a casa tres trofeos, el de mejor caserío eibarrés, el primer puesto en verdura y mejor presentación. En esta última categoría los de casa coparon los premios ya que el segundo puesto fue para el caserío Guisasola.

El resto del palmarés se completó con el segundo puesto en verduras para el markinarra Alejandro Arrieta, los caseríos Oñatibi de Gabiria y Eguzkitza de Antzuola como primero y segundo respectivamente en frutas, Eugenio Elorza se llevó a Segura el primer premio en miel por delante de Josune Epelde de Urretxu, el caserío Agerre Buru de Aia ganador en queso con la quesería atxabaltarra Etxezuri segunda, y finalmente el mejor pan llegó de Elorrio con el caserío Mazorriaga por delante de Ana Añibarro de Orozko.

El balance de ventas de la feria va por barrios. Algunas señalaban lo positivo de la jornada para última hora de la mañana, aunque lo que más se hace en la feria de San Andrés sea ver y preguntar. «Hasta las doce es hora de ver, después es cuando empiezan a comprar», apuntaba otro.

Niños y mayores aprovecharon la jornada para acercarse a la calle Egogain donde se mostraban lustrosos todo tipo de animales llegados de los caseríos eibarreses. Impresionados por los cuernos de los bueyes y atraídos por los lechones o los burros, los pequeños disfrutaron observando con atención. Hasta allí se acercaron también los jóvenes trikitilaris eibarreses que animaron la jornada con sus pasacalles.

El cambio del mapa festivo llevó la quinta edición del Torneo Policlínica Gipuzkoa de Aizkolaris hasta la plaza de Unzaga. El público disfrutó con el esfuerzo de los deportistas en un torneo que coronó a la pareja Jauregi y Kortxero en la categoría promesas y al eibarrés Ernesto Ezpeleta, 'Bihurri' con Daniel Vicente en sénior.

Bola de grabador a Narbaiza

El día de San Andrés es una jornada de estampas repetidas, de momentos invariables y de ritos que siguen año tras año. Una de esas imágenes cambió ayer ya que el bertsolari Juan Mari Narbaiza, fallecido el pasado día 18, no pudo estar un año más en la plaza de Unzaga. Su hijo Unai recibió la bola de grabador de manos del alcalde Miguel de los Toyos en reconocimiento a su aportación en las fiestas eibarresas durante décadas. También sus compañeros Germán Meabebasterretxea y José Luis Gorrotxategi le tuvieron presente en sus bertsos.

En una jornada de celebración los dantzaris de Kezka llenaron la plaza de baile y no fueron los únicos. Gente ataviada con el traje tradicional o sin él se sumó en algunos de los bailes para disfrutar de la fiesta en movimiento. El ritmo lo ponían Adolfo Jainaga y Unai Narbaiza. Al micro, ellos mismos se felicitaron por cumplir 25 años poniendo sonido de trikitixa a las fiestas de San Andrés. La música completó la fiesta en un miércoles sin mercadillo, pero con una feria a lo grande.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate