Diario Vasco

Un pedacito de historia en cada sello

Apertura. La sala de exposiciones de Portalea acogió el domingo la inauguración oficial de una muestra formada por 109 vitrinas.
Apertura. La sala de exposiciones de Portalea acogió el domingo la inauguración oficial de una muestra formada por 109 vitrinas. / MIKEL ASKASIBAR
  • Marcas postales, sobres y todo tipo de elementos para el correo forman una exposición con algunos ejemplares que datan del siglo XIX

  • La casa de cultura Portalea acoge la exposición filatélica Exfibar, una muestra cargada de tradición

«Ya no hay cartas de amor, solo quedan las del banco y esas no llevan sello». ¡Cuánta verdad! Sin embargo los filatélicos se resisten a dejar atrás su afición en los tiempos en los que la palabra correo va casi siempre seguida de electrónico. Las fiestas de San Andrés son unas fechas de encuentro para los eibarreses aficionados al sello, y también para muchos otros que llegan desde otras localidades para visitar Exfibar. Este año la muestra cumple su edición número 47, una veteranía que hace que todo el que tenga algo que contar sobre sellos deba dirigirse a Eibar.

La Asociación Filatélica Arrate prepara con mimo una exposición que supone la carta de presentación de la actividad que desarrollan durante todo el año desde su sede en la calle Pagaegi. Tras unos días frenéticos para tener la exposición a punto el domingo disfrutaron de la apertura y ahora continúan con una muestra breve, que llegará a su clausura este domingo. «Viene gente de Eibar pero también viene mucha gente de fuera», destaca Luis María Domínguez desde la Asociación Filatélica Arrate. Aficionados que llegan desde todos los rincones de Euskadi se acercan estos días a Eibar, pero también lo hacen desde La Rioja o Cantabria. «El que quiere acudir al Campeonato de España necesita puntos y por eso es importante acudir a exposiciones como la de Eibar. Exfibar tiene fama dentro del mundo de la filatelia», señala.

Los aficionados más acérrimos aprovecharon la apertura de la exposición para recorrer con interés los 109 paneles en los que se reparte la docena de colecciones elegidas para la exposición. Los legos en la materia relacionan filatelia con sellos pero esta disciplina va mucho más allá. «Lo más interesante son las marcas postales, franquicias, etcétera». Posiblemente las piezas más antiguas que se pueden ver en Exfibar 2016 son las que pertenecen a la colección sobre la Primera Guerra Carlista, que se desarrolló entre 1833 y 1840, del alavés Juan Manuel Cerrato.

Aparte de la antigüedad que da valor a las colecciones, cada sello guarda un pedacito de historia «porque ningún sello se lanza porque sí» señala Domínguez. Muestra de ello es una colección sobre los vuelos catapultados desde barcos que permitían cruzar el océano con los depósitos del avión llenos de combustible. «Dentro de cada sello y de cada colección hay muchísimas curiosidades».

El mundo de la filatelia ha dado un vuelco en las dos últimas décadas. La irrupción del correo electrónico ha hecho que la carta tradicional suponga hoy en día un porcentaje mucho menor de las comunicaciones escritas. «Hoy en día el 70% de lo que se edita está dirigido a los coleccionistas», indican.

A nivel particular

Unos 80 aficionados forman parte de la Asociación Filatélica Arrate, un colectivo que nació en el año 1969 aunque no se consolidó oficialmente hasta dos años después. Isidro Rejo es su presidente desde hace dos años, después de suceder a Fidel Sáez. La sede de la calle Pagaegi se convierte en lugar de encuentro para los aficionados a la filatelia, pero no todos forman parte del colectivo. «Hay gente a nivel particular que colecciona y que tiene interés aunque no forme parte de la Asociación. Lo sabemos porque nos consultan dudas y vemos que hay afición», señala Luis María Domínguez. Sin embargo reconoce que la afición por esta disciplina del coleccionismo parece tener una edad mínima. «¿Jóvenes? Es muy difícil que se interesen, tienen otras cosas».

En esta edición los integrantes de la asociación eibarresa han querido recordar la trayectoria de las raquetistas, unas deportistas que rompieron moldes ya desde finales del siglo XIX y que cobraron fama antes de la Guerra Civil española. La raqueta que usaban aquellas deportistas, entre las que también hubo eibarresas, se recoge en el matasello que cada año se convierte en objeto de deseo para los aficionados, un homenaje para unas pioneras.

vitrinas acogen una exposición formada por 12 colecciones, más de un millar de sellos y una historia particular para cada uno de ellos. Además, sobres, matasellos y marcas postales completan una exposición que se puede visitar hasta el 4 de diciembre en un horario diferente al habitual de la sala de exposiciones de la casa de cultura Portalea, todos los días de 18.00 a 20.00 horas y además el sábado y domingo de 12.00 a 14.00.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate