Diario Vasco

Segundo triunfo a domicilio del Somos Eibar, en casa del Askartza

El Somos se reencontró con el triunfo en su visita a la pista del Quirón Askartza.
El Somos se reencontró con el triunfo en su visita a la pista del Quirón Askartza. / MORQUECHO
  • El equipo armero ganó con un holgado margen, por 22-34

El Somos Eibar Eskubaloia ganó en la visita realizada al pabellón Sakoneta de Leioa para lograr, muy merecidamente, su segunda victoria a domicilio en lo que va de Liga, en esta ocasión venció con un contundente marcador de 22-34 al Quirón Askartza. El partido fue el más cómodo de los seis jugados hasta ahora y coloca al equipo armero en la mitad de la tabla, a pesar de tener dos partidos menos, ya que los dos últimos encuentros que debían haberse disputado en Ipurua contra el Elgoibar y Barakaldo han sido retrasados a diciembre.

De salida, el Somos Eibar planteó una defensa mixta defendiendo individualmente al lateral izquierdo local, uno de los dos cañoneros del equipo de Leioa, con un dibujo 4-1 para los restantes jugadores. Eso le dio réditos inmediatamente y los marcadores cada cinco minutos daban cuenta de ello: 1-3, 2-5 y 5-8. Fue entonces cuando el entrenador del Askartza solicitó su primer tiempo muerto para ajustar la defensa y de paso sustituir al lateral mencionado, lo que dio un poco de ritmo a su equipo, aunque ese despertar sólo le duró cinco minutos, precisamente el tiempo que tardó el técnico armero Fernando Fernández en solicitar su tiempo muerto para detener el juego del rival y pedir concentración a los jugadores eibarreses. Como resultado, nueva arrancada armera y al descanso la ventaja ya era significativa, 10-16.

La segunda parte se caracterizó solamente en que las diferencias de juego se acentuaron. El gran juego del portero armero Ander Ballesteros desbarataba continuamente los contraataques rivales y en el juego estático la defensa eibarresa era autosuficiente para recuperar balones o impedir lanzamientos peligrosos. En ataque, el Somos Eibar aprovechaba la ventaja obtenida atrás y ejecutaba con rapidez sus ataques. Así la ventaja no hizo sino aumentar y al final el resultado aportaba una buena renta de goles al equipo eibarrés, 22-34. En esta ocasión se vieron pocos errores de bulto y parece que la continuidad del juego se va asentando. Quizás todavía se adolece de cierta precipitación en los lanzamientos en ataque estático y se puede ganar más velocidad de balón, pero la sensación general es que el juego de equipo va mejorando y la técnica individual se afina.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate