Diario Vasco

La importancia del grano de arena

Unidad. El nuevo alumnado de la Escuela de la Experiencia, en las primeras filas, acudió arropado por los veteranos.
Unidad. El nuevo alumnado de la Escuela de la Experiencia, en las primeras filas, acudió arropado por los veteranos. / FÉLIX MORQUECHO
  • La Escuela de la Experiencia, con 20 nuevos alumnos, y la asociación Ikasten dieron inicio ayer al nuevo curso

El salón de actos de Armeria Eskola acogió ayer el acto de apertura del nuevo curso de la Escuela de la Experiencia. La edición número 13 de esta iniciativa dirigida a mayores de 50 años llega con cambios. El primero de ellos es que los nuevos alumnos pasan directamente a ser socios de la asociación Ikasten, formada hasta ahora por antiguos alumnos. «Seremos uno desde el principio» animó su presidenta Ana Mari Alberdi.

El nuevo curso arranca el próximo martes con veinte personas, seis hombres y catorce mujeres procedentes de Eibar, Soraluze, Deba y Ermua. La principal novedad es que de las tres clases semanales que recibían hasta ahora en las instalaciones del Centro social Untzaga una pasará a Armeria Eskola, de forma compartida con Ikasten. «No se trata de estudiar ni de exámenes, se trata de llegar al conocimiento gracias a la cercanía de los ponentes y la ayuda del grupo».

Alberdi reconoció que el hecho de compartir una clase semanal entre ambas actividades tiene que ver con las apreturas económicas, después de que la subvención que se esperaba el pasado curso desde el Gobierno Vasco finalmente no llegase. El alcalde, Miguel de los Toyos, reconoció en la apertura la necesidad de que las instituciones se impliquen en estas iniciativas de envejecimiento activo. Por eso recordó dos compromisos asumidos. «Por una parte vamos a cubrir el déficit que ha quedado del curso pasado por la falta de apoyo de otras instituciones» señaló, reclamando la necesidad de que estos colectivos tenga una estabilidad económica. De los Toyos emplazó la decisión al pleno esperando el respaldo del resto de partidos políticos a una iniciativa «con tanta rentabilidad social». Como segundo compromiso garantizó la continuidad de la actividad ofreciendo el respaldo municipal en caso de que las subvenciones de otras instituciones no se lleguen a hacer efectivas en el curso que arranca en estos días.

A partir de la semana próxima los nuevos alumnos acudirán a clase tres días por semana, pero además tendrán la opción de participar en todo un abanico de actividades. «No hay que desestimar el grano de arena. Sumando muchos podemos hacer muchas cosas» indicó la presidenta de Ikasten. De los Toyos reconoció también la importancia de todos los que forman parte del colectivo señalando lo multitudinario del acto de ayer y de otras citas que convoca la asociación. «Sois muchos y se ve que estáis aquí porque creéis en lo que estáis haciendo» señaló.

Multitud de actividades

Ikasten es una asociación que se encarga de llevar adelante los proyectos que propone cada una de las promociones de la Escuela de la Experiencia. Algunos tienen una visibilidad clara como el grupo Kaleetan Kantuz que participó ayer en la apertura del curso, o el grupo de teatro La Novena que había llenado el Coliseo la víspera con una comedia musical en la que participaron veinte personas.

Ana Mari Alberdi animó a participar en otras actividades que se celebran a lo largo del curso como el teknoforum, el grupo de senderismo, el café-tertulia, las sesiones de estiramientos, el foro de plantas o actividades como costura y punto. Ikasten cuenta con distintas comisiones que se encargan de cada uno de los programas y por eso su presidenta recordó la necesidad de trabajar en ellas, «nadie es imprescindible pero todos somos necesarios» señaló. Además, agradeció la colaboración de una larga lista de entidades que colaboran de distinta forma para que Ikasten y la Escuela de la Experiencia sean una realidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate