Diario Vasco

El primer equipo del Urbat perdió en Orbea, mientras que el filial ganó

  • El femenino venció al Oiasso Bidasoa por 10-6. Un triunfo inesperado ante las irunesas que son el equipo a batir

Una de cal y otra de arena de los equipos del Urbat Urkotronik en la última jornada. En la Liga de Primera División de Euskal Herria, el cuadro armero cayó en Orbea por 6-12 ante el WP9802 12 de Pamplona. A pesar del gran empuje del público y de las ganas del equipo sénior, el WP9802 demostró ser un rival demasiado difícil para los eibarreses. Físicamente, técnicamente e incluso tácticamente los visitantes fueron superiores desde el principio, no dando opción alguna a la formación armera que, a pesar de jugar bastante bien, tenía el objetivo semanal fuera de su alcance.

En la Liga de Segunda División de Euskal Herria, el equipo armero hizo valer su condición de jugar en casa ganando 13-7 al Club Deportivo Bilbao. Este equipo devolvió la sonrisa a la afición de Orbea, se encargó el equipo B de dar vida en un partido divertido en el que los eibarreses mostraron su progresión.

Por otro lado, el equipo femenino, que milita en Primera División de Euskal Herria, llevó la apoteosis a las gradas del Orbea al ganar por 10-6 al Oiasso Bidasoa. El sorteo del calendario de la liga no fue generoso, ya que para su primer partido, el del histórico estreno del waterpolo femenino en Eibar, tras pasar años exiliadas en otros equipos, hicieron un gran papel.

Junto a las exiliadas del equipo gasteiztarra del HiruH, en un intento embrional de crear equipo, se cruzaron armeras y alavesas con el Oiasso Bidasoa, un club de los más poderosos en el waterpolo femenino con un proyecto asentado y años de experiencia a nivel estatal.

Todo apuntaba a un partido experimental para hacer equipo y limitar la derrota, pero a veces, las especulaciones no obedecen a ninguna lógica y resulta que salió lo inesperado: la victoria del cuadro armero-alavés.

El Urbathiruh se entregó, fue una piña delante de la extraordinaria portera gasteiztarra Erika Santamaría que fue determinante junto a unos extraordinarios trallazos de las compañeras, un resultado inexperado pero que da alas a las armeras y vitorianas para seguir mirando a futuro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate