Diario Vasco

Hartos de guardar cola en el Coliseo

La celebración de grandes estrenos viene acompañada de largas colas debido a un sistema de venta que levanta muchas críticas.
La celebración de grandes estrenos viene acompañada de largas colas debido a un sistema de venta que levanta muchas críticas. / F. MORQUECHO
  • Existe malestar porque las películas con gancho no se proyectan en la sala central y se destinan a las más pequeñas

  • La apertura de taquillas media hora antes de cada sesión es motivo de quejas

La proyección de la película 'Un monstruo viene a verme', a lo largo de los dos últimas semanas, ha vuelto a levantar todo un torrente de quejas y un gran malestar en los muchos vecinos que han tenido que guardar largas colas para adquirir entradas para las funciones del teatro Coliseo.

Durante este fin de semana, las colas han vuelto a la calle Errebal y proximidades debido al sistema de venta de billetes que aplica el teatro. La taquilla se abre una hora antes para la sesión de las 17.00 horas, y media hora antes para el resto de las sesiones. No existe sistema de compra de billetes por internet y esto obliga a tener que guardar largas colas de espera, muchas veces a la intemperie.

Junto a ello, se producen quejas por el reparto de los filmes en las diferentes salas. El Coliseo cuenta con una sala principal de 500 espectadores y dos salas más pequeñas, para 55 espectadores cada una.

Este fin de semana hubo quejas porque «mucha gente que estaba en la cola se quedó sin entradas una vez que los primeros, tras una larga espera, se fueron aprovisionando de varias de ellas hasta dejar sin ninguna al resto. Pedimos una explicación a la taquillera y nos mostró cómo toda la sala estaba en rosa, adjudicada y comprada antes de la celebración de la primera función a las 17.00 horas. Una hora de espera para nada». En este sentido, los aficionados al cine demandan un sistema de venta de entradas por internet que permita conocer también si existen asientos libres.

En la sala pequeña

Igualmente, los estrenos que concitan gran expectación pasan, en la segunda semana de emisión, a las salas más pequeñas, con lo que se produce la venta de muy poco billetaje. «Me he puesto a las 18.40 en la cola para una función que comienza a las 20.00 horas. A las 19.30 horas han abierto la taquilla y sólo quedaban 12 asientos libres, para una cola de 500 personas que estaban fuera. El sistema de venta de Eibar es tercermundista», señalaba un vecino de Elgoibar que había venido a Eibar a presenciar la película.

En el cine Zugaza, de Durango, cuyo empresario es el que programa también las películas en Eibar, se pueden imprimir entradas compradas por internet o llevarlas al móvil y pasar directamente al cine sin hacer cola en taquilla. Este servicio permite conocer si hay plazas libres o todo el recinto está ocupado, e incluso seleccionar el asiento. También se ofertan bonos para presenciar 10 películas cuyo coste es de 58 euros, otro aspecto que no existe en Eibar.

Por su parte, en los espectáculos en vivo que se organizan en Ermua existe un sistema de compra on line, mediante acuerdos con Kutxabank o con la BBK, que permite también una mayor agilidad en las ventas. «En Ermua tienen una programación con tres meses de antelación que permite ir haciendo las compras. En Eibar estamos muy retrasados, en este tema», decía un aficionado al teatro de Eibar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate