Diario Vasco

Gestos para una vida más fácil

Kaleatzegizale. Iago Rodríguez y Castor García, con algunas de las jóvenes del grupo de tiempo libre Txolarte.
Kaleatzegizale. Iago Rodríguez y Castor García, con algunas de las jóvenes del grupo de tiempo libre Txolarte. / FÉLIX MORQUECHO
  • La nueva campaña de Atzegi agradece el apoyo de quienes ayudan a las personas con discapacidad intelectual, los 'kaleatzegizale'

En esta vida no hay quien pueda con todo. A cualquiera le viene bien que alguna vez le echen un cable, es lo normal. A las personas con discapacidad intelectual les ocurre lo mismo y están dispuestas a dar las gracias. Es lo que hacen en su última campaña, agradecer muchos pequeños gestos a todas esas personas que se encuentran en el día a día. Son sus apoyos en la calle y les han puesto nombre: 'kaleatzegizale'.

El local del grupo de tiempo libre Txolarte sirvió de escenario a la presentación en Eibar de la última campaña de sensibilización de Atzegi, la asociación guipuzcoana en favor de las personas con discapacidad intelectual. Vecinos de Legazpi y Azpeitia ponen cara a la campaña pero en Eibar también han elegido dos 'kaleatzegizale'. En esta caso han puesto sus ojos en los hosteleros que les reciben cada fin de semana, Castor García del bar Bossa y Iago Rodríguez del Paulaner. «Al bar viene mucha gente diferente y hay que tratar bien a todos y tener educación. A mí me parece algo normal y natural» señalaba Rodríguez.

Desde Atzegi se pone el acento en los pequeños gestos que hacen más sencillo el día a día de las personas con algún tipo de discapacidad. «La campaña del año pasado presentaba la rutina de dos jóvenes, entre ellos Lucía, de Eibar. Esta vez hemos querido dar protagonismo a las personas que facilitan esa actividad». Más allá de los familiares, se refieren a esas personas que sin tener un vínculo directo tienen el detalle de saber esperar, de ayudar en alguna tarea o simplemente de ofrecer un gesto que haga que la persona se sienta apreciada o más cómoda.

La responsable de Atzegi en Eibar Carmen Simón relataba en la presentación lo importante de un saludo, una sonrisa o una pequeña ayuda en la calle. «Por eso valoramos cómo atienden estos hosteleros al grupo que suele ir los sábados. Puede que haya algunos que tengan más problemas que otros para expresarse y se agradece que les atiendan como lo hacen» señaló.

La campaña incide en que los 'kaleatzegizale' no tienen por qué ser conscientes de que lo son, ya que su ayuda es lo normal en cualquier persona con un mínimo de sensibilidad. Castor García señalaba la cercanía del grupo de tiempo Txolarte que acude los fines de semana. «Eibar no es grande y al final hay muchos a los que conoces, los saludas y como son tan simpáticos te hacen fácil el trabajo. ¡Y son muy bailongos!».

Grupo numeroso

El grupo de Txolarte se reúne en su sede los sábados a partir de las 16.30 y una hora más tarde tiene la costumbre de salir para ir a tomar algo. Es un grupo numeroso, normalmente de una veintena de integrantes según indica Esther, una de las voluntarias. «Vamos todo el grupo de golpe, y aún así nos resulta muy cómodo» señala. Iago Rodríguez resta importancia al volumen del grupo, «que venga este grupo o que entre otra cuadrilla grande es igual».

El Bajo Deba cuenta actualmente con 158 familias asociadas a Atzegi, en relación con 162 personas que tienen distintos tipos de discapacidad intelectual. A ellos se suman 117 colaboradores que aportan una ayuda económica para la actividad de la asociación. Además, el número de 'atzegizale' en el Bajo Deba es de 705 personas. Ese papel es una especie de declaración voluntaria de afinidad que no implica ningún tipo de obligación. «Reciben una revista cada tres meses con información de las actividades que se llevan a cabo. La gente cree que se le va a cobrar pero no es así» señala Carmen Simón.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate