Diario Vasco

Los vecinos de Wenceslao Orbea se preparan para vivir sus fiestas

Encuentro. La comida popular tuvo una gran acogida en la pasada edición.
Encuentro. La comida popular tuvo una gran acogida en la pasada edición. / FÉLIX MORQUECHO
  • La calle del barrio de Amaña acoge un intenso programa de actividades este sábado

Unos juegos infantiles, un pasacalles con txistularis y un par de tentempiés formaron el primer programa de fiestas de la calle Wenceslao Orbea. Fue en el año 2012 cuando tres familias decidieron hacer una fiesta compartida con todos sus vecinos. Desde entonces el programa ha ido engordando año tras año y las de este año ofrecerán un día lleno de citas desde la mañana hasta la noche. Los organizadores han tenido que hilar fino para no coincidir con otras celebraciones y finalmente será este sábado día 8 cuando Wenceslao Orbea viva una fiesta de altura.

Una exposición de obras de artesanía de los propios vecinos servirá para abrir el programa desde las 11.00 horas. Media hora después llegará la animación de los juegos populares, para niños y para mayores. Juegos de toda la vida como la sokatira, las carreras de sacos o el juego de la rana servirán para hacer apetito de cara al 'pincho-pote' de las 12.15. A las 12.45 habrá torneo de rana y a las 14.00 se celebrará un gran concurso de tortilla de patata. Los participantes deberán entregar una tortilla de seis huevos antes de las 13.00, y la que resulte ganadora logrará un premio consistente en una comida para dos personas en el restaurante Chalcha. Eso sí, las tortillas participantes quedarán en manos de la organización.

El gran encuentro del vecindario de Wenceslao Orbea tendrá lugar con la comida popular que comenzará a las 14.30. La música del Dúo Amanecer servirá para poner banda sonora a la sobremesa. Los más pequeños podrán disfrutar después de los juegos hinchables que estarán instalados de 16.00 a 19.00. Habrá chocolatada a las 18.30 y campeonato de tronza a las 19.30. Después llegará el momento de bailar con la música de DJ Arno en una sesión que comenzará a las 20.00 horas y que se prolongará hasta la medianoche.

Fiestas más reducidas

Las décadas recientes han servido para revitalizar algunas fiestas menores en la ciudad y las hay de carácter muy distinto. El medio rural mantiene varias tradiciones en torno a fiestas como Santa Cruz o San Miguel en Aginaga. También los barrios ofrecen una intensa agenda con las fiestas de Urki en junio, Amaña y San Cristóbal en julio o Azitain en agosto. Pero cada vez aparecen más fiestas que reúnen a colectivos más reducidos. La calle Barrena celebró sus fiestas con una comida y un concurso gastronómico en septiembre. También la calle Estaziño ha vivido más de una cena popular en verano. Y Wenceslao Orbea es una más de las calles que quiere reunir a sus vecinos una vez al año.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate