Diario Vasco

Música de la Amazonía al Coliseo

Amazónicos. Integrantes de la orquesta Ensamble Moxos en la visita que hicieron esta semana a la Diputación de Gipuzkoa.
Amazónicos. Integrantes de la orquesta Ensamble Moxos en la visita que hicieron esta semana a la Diputación de Gipuzkoa. / MICHELENA
  • Eibar acoge hoy a las 20.30 el concierto de una formación especial, Ensemble Moxos, desde Bolivia

San Ignacio de Moxos es una localidad situada en la Amazonía boliviana. Hasta allí llegó una misionera navarra que en 1994 se interesó por la música tradicional que habían introducido los jesuitas en el siglo XVII. Fue el germen del Instituto superior de Música y Turismo de San Ignacio de Moxos, cuna de la orquesta que llega hoy a Eibar. Ensemble Moxos acude con el objetivo de hacer viajar al público hasta su día a día con un concierto que se celebra hoy, a las 20.30 horas, en el Teatro Coliseo (entrada, 5 euros).

La orquesta está formada por profesores y alumnos de distintas generaciones, un total de 17 intérpretes que ofrecen un espectáculo titulado Amazonía. «Buscamos poder encontrarnos culturalmente con la gente, que podamos comunicarnos en nuestro lenguaje que es la música», afirma su directora Raquel Maldonado. Ella explica que la cita de hoy está dirigida a todo tipo de público, desde niños a jóvenes, adultos o mayores. «Todos pueden disfrutar porque lo que les planteamos es más un espectáculo que un concierto. Es muy entretenido e intentamos darle un hilo conductor a toda la puesta en escena».

No es la primera vez en que Ensemble Moxos actúa en Euskadi pero Eibar sí que aparece como novedad en su gira. «Es un sitio nuevo para nosotros pero tenemos amigos que son de allá», remarca Maldonado. «Precisamente la oportunidad de tocar ahí surge del último cooperante que estuvo por allá, Mikel Quina, que estuvo trabajando y viviendo con nosotros un par de meses y ha tomado la iniciativa de organizar este concierto, que nos da la oportunidad de tocar por primera vez en Eibar. Eso es importante porque él habla en primera persona de este proyecto, y tenemos a mucha gente vasca que ha estado allá y puede contar de primera mano lo que hacemos».

La gira de conciertos de Ensemble Moxos les llevará a algunos puntos de la ruta ignaciana, mediante el apoyo de la Diputación Foral de Gipuzkoa. Eso ha permitido a la Escuela adquirir instrumentos y organizar talleres y conciertos en las zonas más alejadas de su propia comunidad. «Hemos podido ofrecer talleres a músicos tradicionales y sobre todo acceder a los instrumentos, porque esta es una carrera muy cara. Estamos ofreciendo una carrera que históricamente ha sido para las elites a un pueblo indígena que tiene una cultura musical muy fuerte», explica la directora.

Oportunidad profesional

Llama la atención que en una comunidad indígena como la de San Ignacio de Moxos la música se haya convertido en una oportunidad profesional. «La música no solo es fundamental a la hora de poner en valor la memoria, la historia y la propia música, sino que se convierte en una oportunidad profesional para todos los que estudian en la Escuela. Es una carrera con muchísima demanda en un país donde no hay muchos sitios donde puedas acceder a una formación de este nivel, y te estás asegurando una inserción laboral inmediata».

Llevar adelante un proyecto así requiere de apoyos económicos. La ONG vasca Taupadak forma parte de la red que sustenta este proyecto pero no es la única. Por eso Raquel Maldonado destaca el apoyo logrado recientemente del Ministerio de Educación boliviano. «Por primera vez nos reconoce como un proyecto de la magnitud que tenemos. No es fácil que se de esa importancia a la cultura desde el plano político, pero han valorado el impacto, no solo cultural, que tiene el proyecto».