Diario Vasco

Un 'Pedaló' en pantalla internacional

Travesía. Fotograma del viaje por la costa vasca que hila el largometraje 'Pedaló'.
Travesía. Fotograma del viaje por la costa vasca que hila el largometraje 'Pedaló'.
  • La sección Zinemira acoge este viernes el estreno mundial de una cinta rodada en la costa vasca en 2012

  • El eibarrés Juan Palacios estrena su primer largo en el Festival de San Sebastián

Una cita de la relevancia del Festival de Cine de San Sebastián acostumbra a copar las páginas de la sección de Cultura, pero Ethan Hawke o Sigourney Weaver no se dejan ver por las crónicas locales. Sin embargo en esta edición, la número 64, sí que habrá un protagonista eibarrés. La película 'Pedaló' es el primer largometraje de Juan Palacios (Eibar, 1981) y se estrena este fin de semana dentro de la sección Zinemira del Festival donostiarra.

No es fácil pillar a Juan Palacios en Eibar porque lleva cinco años afincado en Copenhague. Llegó allí para completar sus estudios de Comunicación Audiovisual y se quedó, vistas las posibilidades de trabajo en ese ámbito. «Te acostumbras rápido y pasan cinco años sin haberte enterado» reconoce. Pero el suyo es un currículo multidisciplinar. Estudió primero Ciencias Ambientales en Vitoria y eso se refleja en algunos de sus cortometrajes, piezas de apenas un minuto que han sido premiadas, dos veces en el festival CTL de Navarra y en otro caso con una obra seleccionada para la colección de vídeo del Museo Reina Sofía de Madrid.

'Pedaló' es el primer largometraje de Palacios, un trabajo de 71 minutos que narra un viaje de tres amigos por la costa vasca, así como el viaje paralelo que hace un director de cine principiante. Los cortos que había firmado anteriormente el eibarrés reflejan una idea o un pensamiento plasmado en un vídeo y frente a ellos el largometraje presenta una estructura completamente distinta. «'Pedaló' está a medio camino entre un ensayo y un documental de aventuras» apunta.

La película vivirá su estreno mundial este viernes en San Sebastián. Sin embargo su historia viene de mucho más atrás. Juan Palacios ideó el proyecto desde Copenhague, con una visión romántica del viaje de tres aventureros por la costa vasca. Partir de Hendaia y llegar hasta Bilbao para las fiestas era el objetivo de una aventura atípica. La hora de la verdad llegó en agosto de 2012 y entonces se encontraron con la cruda realidad. «Para empezar, viajar con un pedaló es dificilísimo en la costa vasca. Y luego, rodar en un espacio tan pequeño con micrófonos inalámbricos, cámaras...». Todo eso llevó a que las ideas preconcebidas como guión se quedasen en el tintero. «Nada de lo previsto sucedió» recuerda el cineasta.

Acabado el periplo costero Juan Palacios regresó a la capital danesa con más de cien horas de material grabado y una carga importante de frustración. Sin embargo comenzó a hacer pruebas y busco otro enfoque para la película. «Durante el viaje yo tomé notas a modo de diario y viendo el metraje allí, en Copenague, me daba cuenta de que había un desfase entre las notas y las imágenes. Mis apuntes tenían un toque depresivo, 'nada me sale bien'... pero las imágenes eran de tres tíos en un pedaló. En ese desfase encontré algo que me gustaba». Empezó a tirar de ese hilo y completó una película montada de forma artesanal, paso a paso. Y es que aparte de los tres navegantes, Juan Palacios ha sido el encargado de todas las labores técnicas de la película. «¿El equipo? Reducidísimo. Mi hermana y otros amigos me estuvieron ayudando con asuntos de producción y cuestiones prácticas, pero el resto lo he hecho yo todo. Esa circunstancia práctico-técnica ha marcado mucho el estilo de la película» explica.

«¡Es un lujo!»

Todos los sinsabores del salitre dejaron paso a una película cuyo proceso de montaje terminó el pasado mes de junio. A la hora de lanzarla Juan Palacios pensó en enviarla a festivales. «Ocurre que los de clase A exigen que sea un estreno mundial. Por eso es muy importante dónde estrenas. Me habían dicho que sí en algunos festivales más pequeños, por ejemplo en Ucrania, pero hacerlo en Donostia es genial. Es un festival internacional, muy bien situado y además al lado de casa, ¡es un lujo!» agradece.

El eibarrés reconoce el orgullo de presentar una producción pequeña «editada en casa con un portátil» dentro de un festival tan importante. La democratización del cine con la llegada de la tecnología de imagen digital ha permitido que trabajos como 'Pedaló' lleguen a la gran pantalla. «El material es más accesible ahora y gracias a eso esta película ha sido posible» señala el director.

'Pedaló' es una película con una fuerte carga personal. La voz del director, sus pensamientos y los sentimientos que afloraban durante el rodaje suponen un viaje paralelo al que hacen los tres jóvenes marineros. «Por eso en la película hay un poco de esos cortos que he hecho anteriormente» señala. «Tenemos la historia de los tres marineros particulares que van en pedaló de Hendaia a Bilbao, pero a veces saltamos al imaginario del director y nos cuenta una pequeña idea».