Diario Vasco

Cerca de 40.000 usuarios han acudido este verano a las piscinas descubiertas de Ipurua

La afluencia a las piscinas descubiertas ha sido muy similar a la de los últimos años, pese al irregular tiempo.
La afluencia a las piscinas descubiertas ha sido muy similar a la de los últimos años, pese al irregular tiempo. / FÉLIX MORQUECHO
  • 500 eibarreses han hecho uso de las piscinas de Mintxeta y 100 elgoibarreses de las instalaciones de Orbea, tras el convenio entre ambos patronatos de deporte

  • La cifra supone un ligero descenso con respecto a los datos del pasado año

La temporada de baños en las piscinas descubiertas del polideportivo se cerró el fin de semana con una asistencia cercana a las 40.000 personas, muy por debajo de los números registrados el pasado año en el que se contabilizaron los 44.485 usuarios. No obstante, comparando con otros años, la afluencia ha sido muy parecida. En 2013 se contabilizaron 41.010 asistencias durante la temporada veraniega, mientras que en 2012 la cifra se había elevado hasta los 44.302 usuarios. En 2014 la cifra fue ligeramente inferior y se llegó a las 37.980 personas, lo que aun así supone una media de 380 asistencias diarias en los cien días que permaneció abierta la instalación.

Los datos de afluencia han estado influenciados claramente por las condiciones meteorológicas, francamente irregulares. Junio fue un mes pésimo, con muchos días de lluvia y encapotados. Pese a ello, en dicho periodo asistieron 7.289 personas y en julio se recuperó la asistencia hasta llegar a los 13.121, con alguna jornada en el hubo que cerrar la entrada a bañistas por la fuerte afluencia que registraba la instalación. En agosto, con la mejora del tiempo, pese a que son muchos los eibarreses que abandonan la ciudad por las vacaciones acudieron 11.002 usuarios. Sin mbargo, gracias al buen tiempo de septiembre el registró mejoró sustancialmente y en once días se contabilizaron 8.023 usuarios que se acercaron a estas instalaciones aprovechando los días en los que el verano se alarga también.

Convenio con Elgoibar

El Patronato Municipal de Deportes ha realizado una valoración muy positiva de la campaña veraniega, tanto por el número de usuarios como por el hecho de que no ha habido accidentes graves. Este año las personas abonadas del Patronato Municipal de Deportes de Elgoibar han tenido la posibilidad de acceder a las piscinas del polideportivo Orbea de Eibar durante el mes de agosto y, en total, han sido 100 los abonados que han hecho uso de las instalaciones locales. Asimismo, los abonados del Patronato Municipal de Eibar han tenido la posibilidad de acceder a las piscinas de Mintxeta en agosto y, según los datos del Patronato Municipal de Deportes de Elgoibar, han sido 500 los eibarreses que han disfrutado de esta ventaja.

Ambos patronatos han valorado en muy buenos términos el acuerdo que ha permitido a los abonados de ambas localidades hacer uso de las piscinas Orbea y de las piscinas de Mintxeta en agosto.

Reforma de los vestuarios

Tras el cierre de las piscinas descubiertas está previsto que se inicie en los próximos días la reforma integral de los vestuarios, una obra que costará los 188.000 euros (sin IVA). La empresa que llevará a cabo esta obra es El Corte Inglés, División Empresas.

Esta empresa adjudicataria dispondrá de 14 semanas para la ejecución del contrato. El objeto del proyecto es la reforma de la planta baja del edificio que alberga los vestuarios para renovar y modernizar sus instalaciones, posibilitando un mayor confort a los usuarios al tiempo que se cumple con la normativa referida a este tipo de instalaciones y se facilita la accesibilidad a las mismas.

En los últimos años, la obra más importante acometida en este equipamiento fue la ampliación de la superficie verde, en 2010. La obra consiguió triplicar el espacio de estancia destinado a los usuarios, añadiendo a los 800 metros de zona verde, 1.500 metros cuadrados más, ganando terreno en la ladera que da hacia Santainés. Para ello tuvo que realizarse un relleno del talud para llegar a la misma altura de la zona verde existente actualmente.

Otra de las tareas importantes que se ha acometido ha sido la instalación de una bomba que permite reciclar parte del agua que se desborda. Al reutilizarla, tras ser tratada en un depósito, se evita tener que tomar tanta cantidad de la red general y al mismo tiempo se logra aumentar unos grados la temperatura del elemento líquido. Utilizando el agua de la red la temperatura oscila en unos 14 grados y se ha logrado que el agua alcance los 20 o 21 grados.