105.276 euros para mejorar cunetas y caminos rurales

Los caminos rurales requieren una serie de reformas que serán realizadas este verano. / MIKEL ASKASIBAR

Se va a actuar en la vía que va desde la ikastola Iturburu al caserío Amezabalegi, en Txonta, y también a lo largo del camino a Zezeil

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

El Ayuntamiento tiene previsto llevar a cabo dos importantes actuaciones de mejora de los entornos rurales de Eibar. Estas son la reforma de las cunetas en el camino a Zezeil y el asfaltado a diferentes vías de comunicación con caseríos de Eibar.

El primero de los proyectos fue licitado en 39.658 euros y se ha adjudicado a Transportes Eguarbitza, en 26.226 euros. Por lo que respecta al asfaltado de los caminos se licitó en 100.330 euros y han quedado adjudicados a la empresa Probisa en 79.050,42 euros. Este proyecto está englobado en la mejora de la pavimentación de los caminos rurales y su realización será este verano. El objeto del proyecto es la ejecución de obras de mejora de los caminos de acceso desde la ikastola Iturburu al caserío Amezabalegi, situado en Mandiola Balle, y la primera fase entre el barrio de Txonta y la ermita de San Salbador

Asfaltado
Se invierten 79.050 euros en la mejora desde Iturburu al caserío Amezabalegi y entre Txonta y San Salbador.
Cunetas
26.226 euros para la mejora del acceso al caserío Zezeil.
Solicitudes
Los baserritarras piden inversión en la limpieza y mantenimiento y mejoras de caminos.

La pavimentación consistirá en el asfaltado de los caminos hormigonados. La superficie total tratada es de 8.539,00 metros cuadrados, de los cuales 2.900 corresponden al camino al caserío Amezabalegi, y los 5.639 metros cuadrados restantes a la primera fase del camino entre el barrio de Txonta y la ermita de San Salbador; en esta primera fase se va a asfaltar aproximadamente un 60% de la superficie total de este camino. El plazo de ejecución previsto es de dos semanas.

Con respecto a las cunetas, se va a actuar sobre el caserío Gorosta Balle, con objeto de llevar a cabo una cuneta en la pista hormigonada en conexión con el caserío Zezeil. El año 2011 se ejecutó el hormigonado de la pista, quedando pendiente la ejecución de la cuneta. Este camino sirve de acceso a dicho caserío que está dividido en tres viviendas independientes. Para ello, se ejecutará una cuneta de hormigón armado de 15 cm de espesor en el centro de la misma, 20 cm en los bordes y 50 cm de anchura en una longitud de 1.200 m. También se efectuarán la recogida de pluviales.

Diferentes entidades relacionadas con el ámbito rural que tomaron parte en un proceso participativo concluyeron que los caminos en mal estado y la insuficiente limpieza son los aspectos que el Ayuntamiento debe resolver de inmediato. En esta dirección, los participantes en el proceso concluían que existe un entorno con elementos «positivamente valorados y dignos de consideración» tales como sus atributos paisajísticos, la contribución de la ganadería y el pastoreo, el mantenimiento del entorno, las zonas recreativas existentes así como determinadas rutas o paseos, como, por ejemplo, el vinculado a la memoria histórica». Sin embargo, también ponían de manifiesto aspectos sobre los que sería preciso realizar un esfuerzo de mejora, tales como la existencia de caminos en mal estado, la insuficiente limpieza de algunos puntos y el mantenimiento deficiente de ciertos elementos del entorno.

Igualmente, a través del departamento municipal de Medio Ambiente se encontraba en fase de redacción el Plan Especial de Arrate, Santa Cruz y Garagoitxi, pero los baserritarras solicitaron su suspensión, una vez que según sus cálculos , «el ámbito de actuación del citado plan especial producía una afección a terrenos de titularidad privada en un 94% de los mismos». Por este motivo, los propietarios presentaron ante el Ayuntamiento una moción, con el apoyo de 560 firmas de personas vinculadas a la propiedad rural, donde manifiestaban su oposición con la actual redacción. No obstante, el Gobierno municipal mostró su voluntad de «consensuar el Plan con las partes directamente afectadas», al tiempo que fue suspendida su tramitación.

La regulación de usos que contemplaba el borrador de Plan Especial se estructura por unidades de paisaje o zonas de ordenación en la que la descripción de los usos se corresponde con la definición del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Eibar. Dicha regulación según los baserritarras «resultaba limitante y afectaba de modo directo a la sostenibilidad de la actividad vinculada con el primer sector de actividad, más concretamente, la actividad agrícola, ganadera y forestal, tanto en el momento presente como en el futuro próximo».

El Plan Especial de Protección y Conservación impulsado por el Consistorio de Eibar viene a desarrollar el vigente Plan General de Ordenación Urbana para esa zona y su objetivo es regular, entre otras, la protección que merece ese entorno (320 hectáreas de suelo no urbanizable, de las cuales 300 son particulares y las 20 restantes, municipales), así como las posibilidades de intervención y actuación en un espacio tan querido para los eibarreses, considerado como el pulmón de Eibar.

El pleno del Ayuntamiento aprobó suspender, hasta final de año, la redacción del Plan Especial de Arrate, Santa Cruz y Garagoitxi hasta la aprobación del nuevo Plan General o la modificación del actual, «de tal forma que la redacción de cualquier proyecto parta desde unas bases consensuadas con los propietarios afectados». Esta suspensión del Plan Especial conlleva que se inicien los trámites necesarios «para modificar, puntualmente, el Plan General en todos sus aspectos que afecten al mundo rural; o si procede, para la redacción y aprobación, en su caso, de uno nuevo».

Fotos

Vídeos