Diez familias de Nasa Kalea tendrán que abandonar sus casas para efectuar un refuerzo

ALBERTO ECHALUCE ONDARROA.

Un total de diez familias de Nasa Kalea tendrán que abandonar sus casas, para poder efectuar las obras de refuerzo interior de sus viviendas. Según ha comunicado el Gobierno Vasco «se hace imposible» efectuar los trabajos de uno de los edificios de la calle con familias conviviendo en el lugar, con lo que se hace preciso su salida hacia otros puntos. En concreto, las obras de refuerzo se venían llevando a cabo en este punto, sin ningún problema, pero el deterioro interior que presenta un edificio obliga a adoptar esta medida que supuesto un gran disgusto, para los vecinos porque no se esperaban esta medida , ni tampoco habían previsto la posibilidad de tener que realojarse en otras casas.

Según informó la concejal de Urbanismo, Eneritz Basurto, «los abogados que llevan el tema nos han comunicado la necesidad de desalojo de las casas y estamos muy sorprendidos». De hecho, el Ayuntamiento ya había gestionado, con el problema del derrumbamiento de Kamiñalde, el realojo de 170 familias, «con lo que ahora pensamos que es el Gobierno Vasco, agente ejecutor de los trabajos, es el que tendrá que buscar soluciones». En este momento, los trabajos de mejora de los inmuebles se iban a centrar, principalmente, en el número 13 de Nasa Kalea, así como en un conjunto de casas que resultaron afectadas por las obras de ampliación del muelle colindante a las viviendas, y que llegan hasta el número 19 de esa calle, así como el 1 y 7 de Kaleandi y el 2 y 4 de Kanttoipe. De momento, se ha llevado a cabo el picado, saneado y reparación de las áreas dañadas en suelos, techos y parámetros verticales. Tras reponer los elementos afectados se ha procedido a su pintado y barnizado, así como a los reajustes en las carpinterías interiores y exteriores. En la fachadas, por su parte, se ha procedido al picado y posterior cosido de las grietas que existían en la mampostería, así como en los recovecos y en los patios.

Esta reforma es consecuencia de los daños que causó la ejecución de la reforma del muelle adosado a la ría Artibai, ejecutada bajo la Dirección de Puertos del Gobierno vasco en 2007. Paredes y fachadas con desprendimientos, una elevada inclinación cada vez más evidente de los edificios, la rotura de tuberías, verificados por técnicos, llenaron de angustia a los residentes hasta que en 2011 se procedió a apuntalar la estructura para evitar cualquier riesgo de derrumbe. Los trabajos fueron adjudicados a la empresa Bycam por 158.000 euros con cargo a los presupuestos del pasado año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos