La campaña de bonito se cerrará el día 13 por agotarse la cuota

A.E. ONDARROA.

La costera del bonito, una de las más importante del año para los arrantzales, se cierra el día 13 por agotarse la cuotade captura. El Ministerio de Agricultura y Pesca advirtió al sector que ya no podrá ni faenar ni mantener piezas de esa especie en sus embarcaciones y solo podrán desembarcar «las cantidades capturadas y declaradas antes de la fecha del cierre precautorio», so pena de sanción.

La Dirección General de Ordenación Pesquera estima que en los próximos días la flota alcance el cien por ciento de la cuota prevista de bonito del Norte para toda la flota española: 14.196.452 kilos. Para esta semana el consumo computado era del 90,73 por ciento, según fuentes oficiales.

En sí la costera ha sido magnífiva para los intereses de los pescadores debido a que a las buenas capturas se le han unido unos precios de cotización que han permitido sacar rentabilidad a los desembarcos realizados. A lo largo de esta semana, el bonito pequeño se ha venido pagando en 3,26 y 3,36 euros-kilo, mientras que el mediano ascendó a 4,25 el mediano.

Los barcos que han ido más lejos han obtenido mayores tamaños que los que han faenado en la costa. Pero existía satisfacción porque el conservero había acudido a las lonjas para adquirir la especie. Los barcos que no pescan bonito se han encontrado con capturas de sardina que también han contado precios de: 1.30 euros-kilo, y algunos días de 2 a 2,40 en Ondarroa.

No obstante, en el seno de los arrantzales ha existido una constante preocupación por el empleo de descartes de arrastre pelágico que emplean barcos franceses e irlandeses, fundamentalmente.

La flota insta a la Comisión Europea a que tome alguna medida en relación a las artes de arrastre. Igualmente, los pescadores están inquietos ante la constante aparición de descartes de especies.

A por la sardina

Ante el cierre del bonito, los pescadores se lanzarán ahora a por la sardina. El Boletín Oficial del Estado (BOE), por otro lado, ha publicado la resolución por la que el Ministerio de Agricultura y Pesca reabrió la pesquería de sardina el pasado 25 de septiembre para los barcos del Cantábrico y Noroeste, apenas diez días después de haberla cerrado por haber agotado los barcos los cupos para agosto y septiembre.

La previsión era que el caladero no se volviera a abrir hasta el 1 de octubre, pero la flota solicitó anticiparse a esa fecha para «aprovechar mejor los precios de venta de las últimas semanas de verano, reduciendo en parte el cupo para evitar el agotamiento prematuro de la cuota restante». Así, el tope semanal para la flota de cerco del Cantábrico y noroeste es de mil kilos por embarcación de cerco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos