Diario Vasco

El dolmen de Gizaburua ha resultado ser un «capricho histórico» de gran valor

Un momento de la conferencia de Jesús Tapia, ayer.
Un momento de la conferencia de Jesús Tapia, ayer. / N.I.
  • Jesús Tapia, del departamento de Arqueología Prehistórica de Aranzadi, ofreció una conferencia sobre las excavaciones que se están llevando a cabo

Jesús Tapia, miembro del departamento de Arqueología Prehistórica de Aranzadi habló ayer en Soraluze acerca de las excavaciones que se están llevando a cabo en el dolmen de Gizaburua, dentro de la denominada Ruta de los Dólmenes del cordal Karakate- Irukurutzeta. Lo que en un principio parecía un túmulo de escaso valor, ha resultado ser un tesoro que encierra en su interior elementos de gran valor tanto cuantitativo como cualitativo.

Gizaburua ha sido denominado por Tapia como un «capricho histórico», ya que, allá por el año 1920, Barandiaran decidió no excavarlo, al considerar que por su aspecto y por su tamaño no albergaría gran cosa, decantándose en su lugar por otros enterramientos prehistóricos del cordal.

Sin embargo, en 2016 el equipo de Tapia se dio cuenta de que bajo las primeras capas, las piedras estaban dispuestas en forma radial y hacia el centro en forma de anillo, dotándolo de mayor altura. Pronto repararon en que no se trataba de un túmulo, sino de un dolmen. Contenía una cámara bajo la cual han sido hallados fragmentos de cerámica y de huesos humanos -entre otros, parte de cráneos y falanges-. Pero el descubrimiento va más allá, ya que el dolmen de Gizaburua contiene restos de dos épocas distintas; por una parte, de enterramientos del Neolítico y por otra de la Edad de Bronce, al constatarse que se produjeron cremaciones. Aunque la época será datada con mayor exactitud cuando se realicen las pruebas del Carbono 14.

Objetivo, seguir excavando

La excavación lleva una semana y se prevé seguir trabajando en el lugar al menos una semana más. Los expertos se han fijado como objetivo alzar la piedra superior y seguir excavando y extrayendo piezas, de cuyo valor ya no cabe duda. Una vez hecho esto, se prevé que los expertos de la Diputación lleven a cabo la reconstrucción del dolmen, como ya se hiciera recientemente con Arribiribilleta.

Acompañando a Tapia estuvo el alcalde de Soraluze, Iker Aldazabal, quien ha mostrado el compromiso del Ayuntamiento, junto con los de Elgoibar y Bergara, de seguir poniendo en valor la Ruta de los Dólmenes. Este año, el Consistorio placentino ha aumentado la dotación económica a tal efecto hasta un total de 10.000 euros.

La administración de Soraluze ha comprado en lo que va de legislatura 33.000 metros cuadrados de terreno en Karakate, dentro de los cuales se encuentra Gizaburua y ha mostrado su compromiso de seguir adquiriendo tierras del cordal ahora en manos privadas, continuando así la labor de puesta en valor del cordal Karakate -Irukurutzeta, iniciada en su día por quien fuera alcalde Alberto Sudupe.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate