Diario Vasco

Fallecimiento muy sentido

Amigos de Arkaitz portaban ayer el féretro hasta al iglesia donde se ofició el funeral.
Amigos de Arkaitz portaban ayer el féretro hasta al iglesia donde se ofició el funeral.
  • Arkaitz Kerejeta no pudo recuperarse de las graves heridas del accidente laboral

Finalmente el joven mutrikuarra Arkaitz Kerejeta Roteta no pudo superar las graves heridas sufridas en el accidente laboral registrado el pasado lunes, y el viernes falleció, si bien su gran corazón seguirá latiendo dado que se han donado todo los órganos del infortunado joven.

Miembro de la cuadrilla 'Kortazar', era «un gran tío», amigo de todo el pueblo, siempre con una sonrisa por medio y gran aficionado al fútbol. En la jornada de ayer se celebraron los funerales que se vieron muy concurridos y en todos los partidos donde jugaban equipos locales se guardó un minuto de silencio en su memoria. A su viuda, Amaia Bilbao, y a su hijo Unai, así como a todos sus familiares, el ánimo en estos difíciles momentos.

Se fraguó la desgracia

No terminan ahí los sucesos dado que una de las pacientes que trasladaba la ambulancia contra la que chocó el vehículo en dirección contraria a la altura de Aritzeta es de Mutriku.

Ana Luisa Benito Montero de 76 años de edad se subió a la ambulancia a las 5.30 de la madrugada para acudir a su sesión de diálisis en Donostia. Afortunadamente los tres pacientes y el chófer fueron dados de alta a media mañana y posteriormente completó su sesión, razón por la que volvió al txoko cansada y dolorida y sobre todo con el susto metido en su cuerpo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate