Diario Vasco

«Hay muchos euskaldunes pasivos en Soraluze», señala Arrate Gisasola

Arrate Gisasola, durante la presentación.
Arrate Gisasola, durante la presentación. / ISASTI

Bajo el título 'Progenitores casi euskaldunes y euskera', la ponente Arrate Gisasola presentó el jueves las conclusiones del estudio realizado en Soraluze sobre lo que piensan acerca del euskera y la forma en la que pueden contruibuir a su normalización los padres y madres que entienden euskera y no lo hablan o lo hablan con dificultad.

El punto de partida del estudio fue una doble preocupación, «por una parte una preocupación personal como progenitora y por otra, la preocupación colectiva existente por el hecho de que los niños y jóvenes de Soraluze apenas utilizan el euskera en la calle», explicó. En cuanto al método de trabajo utilizado, se basó principalmente en grupos de discusión.

Gisasola hizo hincapié «en el gran número de casi euskaldunes o euskaldunes pasivos que hay en Soraluze y la cantidad de conversaciones bilingües que ello genera». La ponente estableció la necesidad de activar a estos vascoparlantes pasivos, sobre todo a aquéllos que son padres o están en edad de serlo.

Una de las conclusiones del estudio es que en el futuro estos casi euskaldunes serán bilingües. Y se puso de manifiesto el hecho de que, debido a la tendencia general a calificar y catalogar, sólo hablamos de vascoparlantes o castellanoparlantes, olvidando que en medio de ambos grupos hay muchos otros, dependiendo de su nivel de euskera.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate