Diario Vasco

El sol brilló en la feria de Itziar

Los más pequeños pudieron disfrutar montando en los ponis.
Los más pequeños pudieron disfrutar montando en los ponis. / FOTOS ANDER SALEGI
  • Destacó la muestra de cabras y ovejas autóctonas

Los camposantos no fueron los únicos lugares que se llenaron ayer, y es que el polígono industrial de Itziar contó con la presencia de miles de personas llegadas de diferentes puntos del País Vasco. El tiempo invitó a que muchos vecinos de localidades próximas y de lugares más lejanos se decantaran por acercase a Itziar y hacer algunas compras.

La actividad, que llega al municipio todos los 1 de noviembre desde hace ya 23 años, resultó un éxito congregando decenas de cabezas de ganado, productos de alimentación y otro tipo de artículos.

La feria abrió sus puertas a las 9.00 y cerró a las 15.00 horas, durante ese periodo fue un ir y venir de personas. Muchos debarras, aprovechando el buen tiempo, recorrieron a pie los aproximadamente cuatro kilómetros que separan ambas localidades. Muchos prefirieron ir en coches, eso hizo que en algunos momentos de la jornada la afluencia de vehículos produjera problemas de circulación. Un gran número de vecinos de Itziar ocuparon los puestos de voluntarios en cruces y zonas de aparcamiento para tratar de solucionar los conflictos que pudieran ocasionar el tránsito de vehículos.

La feria de Itziar reunió a niños y mayores que disfrutaron de una mañana agradable visitando los cerca de 200 puestos que para la ocasión se colocaron en el polígono industrial.

A esta feria, como viene siendo habitual, acudieron muchas familias. Los más pequeños de la casa optaron por pasar más tiempo viendo las vacas, caballos, cerdos, ponis cabras y ovejas autóctonas que acudieron al lugar. Entre todo el ganado que acudió, destacó la muestra de cabras (Azpi-gorriak) y ovejas (sasi ardiak) autóctonas. Los niños tampoco dejaron pasar la oportunidad de pasar un buen rato con Gorriti y sus animales.

Muchos mayores se decantaron por acercarse a ver la maquinaria (tractores, quads, moto-sierras etc.), los puestos de productos de alimentación (queso, embutidos, conservas etc.). Pero los stands más visitados fueron los de los dulces, en los que había colocados pasteles vascos, rosquillas y gran variedad de bollería. Otros muchos se decantaron por ver la demostración de deporte rural con los aizkolaris, Bihurri, Ioritz Gisasola y Hodei Ezpeleta. Uno de los puestos de mayor éxito entre los asistentes fue el puesto de talos de Lastur. La diferente manera de elaborarlos atrajo a muchos curiosos a que probaran ese manjar.

Desde megafonía advirtieron de que se habían producido algunos robos y los miembros de la cruz roja también tuvieron que atender a más de uno debido al sol que pegó con fuerza durante toda la mañana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate