Diario Vasco

Recolección de setas o destrucción y masificación del hábitat

El otoño es una estación muy esperada para los aficionados a la micología ya que la llegada de las lluvias y la humedad permite la proliferación de setas en nuestros bosques. Cada vez está más de moda ir a por setas pero es necesario tener claros varios consejos para recoger las variedades más exquisitas, evitar intoxicaciones y no destruirlas ni a ellas ni a su entorno.

En los últimos días, han salido muchas setas y hongos y con ello también han abundado las personas aficionadas a su recolecta y por consiguiente se han podido apreciar cómo se han roto algunas de las reglas básicas. Siempre se dice que en caso de duda por pequeña que sea no hay que recogerlas y se debe dejarlas donde están a fin de conservar un recurso natural que en algunos casos está en peligro por una recolección y un consumo insostenibles.

Desgraciadamente la normas se incumplen en muchas ocasiones porque se pasa a la recogida incontrolada y a la destrucción de su hábitat. Algunas de las especies comestibles más populares son cada vez más difíciles de ver. La contaminación, la destrucción de su hábitat o una recolección insostenible las ha puesto en peligro de desaparecer. Únicamente deberían cogerse tan sólo las setas que nos sean bien conocidas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate