Diario Vasco

La campaña de bonito y atún finalizan con buenos resultados

Las costeras de túnidos se cierran con unos buenos resultados en capturas. En atún blanco (bonito) se produjo la pasada pasada un cierre prematuro de la campaña al aducir la administración central que se había agotado la cuota. No obstante, tras el cierre se ha conocido que España cedió 1.200 toneladas a Francia que debían de haber sido pescadas por la flota del Cantábrico.

Por su parte, la pesca de atún rojo o cimarrón se cerró de forma preventiva el pasado viernes, par afrontarse un recuento de las capturas. No obstante, desde el Ministerio de Agricultura y Pesca, tras realizarse la contabilización de las descargas realizadas, se permitió reanudar las faenas este lunes, al verificarse que quedaba un volumen de cuota disponible para pescar.

Por este motivo, ante la prohibición de pescar bonito, la flota que contaba con cuota se lanzó a por el preciado cimarrón (atún rojo). Un total de 48 barcos tienen una cuota de esta especie de 17.200 kilos por barco, algunos consumida también y otros a punto de agotarla. «Nos queda un 8% de cuota, con lo que en pocos días se terminará de pescarla», señalan los pescadores irritados por la forma en la que se ha producido el cierre precautorio del bonito. «Este tipo de cierres de pesquerías se avisan con semanas de antelación. Son prácticas que pensábamos que estaban olvidadas», expresaron los responsables de las cofradías.

No obstante, el estupor de la flota radicaba en que España ha cedido 1.200 toneladas de bonito a Francia, «sin nuestro consentimiento con lo que no nos salían las cuentas de tener que abandonar la pesca de forma tan prematura. Ahora, están haciendo los cálculos y se habrá si se ha agotado, pero que quede claro que nos han quitado una parte que estaba reservada para nosotros».

Esta situación ha generado que muchos barcos que habían adquirido víveres por valor de 10.000 y 12.000 euros, para afrontar una marea más, han visto perder este dinero por tener que regresar a puerto. Se daba la circunstancia que el bonito estaba muy metido dentro del Golfo de Vizcaya, con cardúmenes muy compacto, y fácil captura con la caña, con lo que las pérdidas han sido importantes por el regreso de la flota. Según el Ministerio no se trata de un cierre definitivo, sino provisional, a la espera del recuento. Pero volver a la mar a estas alturas se antoja difícil por la preparación de los barcos que se requiere llevar a cabo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate