Diario Vasco

El Consorcio de Aguas trata de paliar los vertidos de conserveras

  • Pone en marcha una serie de medidas con un proyecto piloto para intentar eliminar las afecciones

El Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia pondrá en marcha en Ondarroa una serie de medidas para tratar de paliar el perjuicio que ocasionan los vertidos de las empresas conserveras de pescado en la depuradora. Según ha informado hoy el Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia en una nota, el proyecto, cofinanciado con fondos europeos y de la Agencia Vasca del Agua URA, será puesto en marcha junto a cuatro empresas conserveras y con la coordinación del centro tecnológico Azti. Los vertidos de las empresas conserveras mantienen una elevada carga orgánica, de aceites, grasas y sales, que dificulta su gestión y provoca problemas operativos en las depuradoras de aguas. Para reducir su impacto, se prevé la puesta en marcha de una serie de medidas que permitan eliminar en origen un 30% de los vertidos de las conserveras, reducir en un 10% la pérdida de alimentos y aumentar en un 1% la productividad del sector conservero. Así, se aplicarán técnicas de producción ecoeficientes en las conserveras, se modelará el funcionamiento de la red de colectores de las depuradora y se implantará un sistema de telegestión que posibilite una gestión remota e inteligente de los vertidos. El proyecto permitirá, además, que el Consorcio de Aguas valide a escala industrial un sistema de control en tiempo real que permita la optimización de cargas orgánicas y salinas en una planta depuradora urbana.

Regreso a sus casas

Por otro lado, alrededor de una treintena de familias de Ondarroa han podido regresar a sus casas el pasado viernes tras ser desalojadas de sus viviendas el pasado mes de marzo por el desprendimiento de tierras de la ladera de Kamiñalde, según han informado fuentes del Ayuntamiento. El desprendimiento de tierras ocurrió el pasado mes de marzo y obligó a desalojar a 176 familias, aunque 70 de ellas ya pudieron acceder a sus viviendas el pasado mes de julio. El pasado viernes han podido regresar otro grupo de alrededor de 30 familias y quedarían 84 que todavía tendrán que vivir fuera de sus viviendas. En principio, se estima que la mayoría de ellas podrán regresar en el mes de marzo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate