Diario Vasco
Puente de Ondarroa.
Puente de Ondarroa. / MAIKA

Interpelan por la situación del puente giratorio a la Diputación

El grupo mixto en la Diputación ha presentado una interpelación a la Comisión de Cultura para abordar el estado y la recuperación del puente giratorio de Ondarroa, según han informado las Juntas vizcaínas. A propuesta del grupo mixto se ha pedido que sea la responsable del área de Cultura la que dé explicaciones sobre la posible participación foral en la recuperación de esta infraestructura.

La falta de mantenimiento hace que su situación se haya agravado. Sólo se han hecho lavados de cara, poco comprometidos con la conservación que requiere el 'puente de la playa', como también se le conoce. Forma parte del paisaje de Ondarroa y ha padecido las crecidas y temporales del Cantábrico. La última revisión se realizó en 2002, y su estado ha empeorado de manera muy notable. Hay que recordar que un informe realizado por la Diputación a finales del pasado año concluía sobre su estado de ruina provocado por la oxidación.

Por este motivo, vecinos del municipio costero pusieron en marcha una campaña de recogida de firmas en la que se reclama la implicación del consistorio para proceder a su inmediata reparación. Los vecinos pedían su restauración dado su carácter simbólico.

Este colectivo de ciudadanos pidió que se valorase la posibilidad de volver a abrir la pasarela.

Este puente giratorio fue inaugurado el 1 de mayo de 1927 con la denominación 'Pasarela de Alfonso XIII', y durante décadas cumplió el objetivo de conjugar el acceso a la playa de Arrigorri con la navegación en el puerto interior. Cuando el paso de un barco lo requería, un sistema eléctrico permitía abrirlo en solo dos minutos.

El pago de una moneda de cinco céntimos provocó que comenzara a ser conocido popularmente como el puente del 'perro chico'. Forma parte del Inventario General del Patrimonio Cultural vasco con la categoría de Monumento desde 2008.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate