Diario Vasco

Los arquitectos de Errebal Ireki ven «clave» este espacio para el futuro de Eibar

Mikel Aparicio, Unai Gómez y Ernesto Galván ante el espacio de Errebal / FÉLIX MORQUECHO
  • Aprecian que gracias al proceso participativo abierto; la ciudadanía «podrá apropiarse» de este céntrico espacio

Los arquitectos de Errebal Ireki, el proyecto que «más ha gustado en el seno del Ayuntamiento», -entre los cinco finales que se han seleccionado- , consideran que «la actuación en este solar es clave para el futuro cercano de Eibar, por su ubicación, tamaño, y polaridad. Las decisiones tomadas, afectarán al desarrollo de la ciudad a todos los niveles: urbano, social y económico».

Así, la propuesta de Errebal Ireki, según indica el arquitecto eibarrés Mikel Aparicio Azpilikueta, componente del grupo, ha tratado de dar solución a las necesidades planteadas por el proceso participativo llevado a cabo en el año 2013, y que aún sigue en marcha, «porque gracias a él se abre una gran oportunidad para que la ciudadanía "se apropie" de este espacio».

En sí, los objetivos que se han planteado «es de una propuesta vaya destinada directamente a las personas, a los eibarreses. Su objetivo es mejorar la ciudad apostando por espacios públicos de calidad que respondan a las carencias observadas».

En base a un análisis previo de Eibar apuntaron que nuestra ciudad cuenta con «escasos» espacios públicos abiertos de calidad, con la Plaza de Unzaga y el parque de Urkizu, abiertos 'a cota 0' , siendo a día de hoy escasos. Asimismo, por su ubicación, Errebal divide `psicológicamente´ Eibar entre la parte alta y la parte baja, además de ser un punto importante de llegada , con una conexión directa con la variante.

A partir de aquí, Errebal Ireki ha tratado de configurar un nuevo espacio de unión, «en el que el espacio público es el protagonista, generando un lugar más que un edificio, según las palabras que el jurado ha vertido también», decía Mikel Aparicio

Para ello, la tarea diseñada ha consistido en «la disolución de límites y la adaptación a la fisionomía del solar». La solución propuesta así, se extiende como una 'cinta' por el solar, organizando una sucesión de espacios, ubicando el programa según las necesidades planteadas y adaptadas al lugar. En este sentido, Aparicio expresaba que «la cobertura continua resuelve las diferencias de cotas con los bordes del solar, tanto con las calles Errebal, Muzategi y Merkatu, creando nuevos recorridos que posibilitan un espacio-equipamiento cualificado de calidad que da cabida diferentes actividades, evitando que sean simplemente pasos de circulación y posibilitando que se puedan generar nuevas actividades: jugar, caminar, descansar, contemplar, comprar, interactuar, en definitiva participar». En este sentido, «se ha prestado atención en el tratamiento de los bordes, incorporando cada una de las calles limítrofes al nuevo equipamiento público, de forma que el acceso al mismo sea directo y nos sintamos envueltos por el nuevo espacio». Así, se ha propuesto transformar la calle Merkatu en una zona peatonal (con la posibilidad de acceso restringido a vehículos) y eliminando el paso rodado delante del Coliseo se consigue una plaza frente a él.

Espacio central cubierto

Uno de los aspectos del diseño más reseñables de Errebal Ireki es la situación central que adopta gran importancia, «no sólo por su tamaño sino también por la conexión directa entre las piezas del edificio, las cubiertas transitables y la nueva plaza del Coliseo». Este espacio se ha tratado como una extensión del espacio público, siendo flexible a diferentes usos según el evento o condiciones metereológicas. «Esto se va a conseguir mediante una cubierta textil practicable, que permite que este espacio pueda emplearse como parque, plaza cubierta, o recinto donde desarrollar diferentes actividades (habitualmente desarrolladas en las carpa de Unzaga). También se propone un multiusos compartimentado, situado junto al muro de Muzategi en dos niveles que se adaptan a la pendiente de la calle. Estas salas, se recomiendan para la realización de diferentes eventos como talleres, ensayos, cursos, etc.., las cuales «vierten su fachada hacia la multiusos general, interrelacionando los dos ámbitos». El mercado se propone ubicar junto a la calle Errebal potenciado el comercio de esta zona. Estaría compuesto por ocho puestos compartimentados que abrazan un gran espacio central de forma que fomente el encuentro entre los usuarios y posibilitando la actividad comercial visible desde la calle Errebal con la intención de invitar al peatón al interior. De igual forma, a este mismo espacio confluyen las baserritarras conectado a su vez con la zona restauración.