«Yo tenía pánico a las matemáticas y ahora me encantan»

Alumnos y profesora. Conchi Morales, Asier Lertxundi y Marian Segovia en un aula del centro EPA. / M.F.
Alumnos y profesora. Conchi Morales, Asier Lertxundi y Marian Segovia en un aula del centro EPA. / M.F.

El Centro de Educación para Adultos mantiene abierta la matrícula hasta el viernes

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

«Ahora estoy encantada de la vida. No es por los demás, es por mí. Me da mucha satisfacción personal», afirma Conchi Morales. A sus cuarenta y ocho años esta legazpiarra acaba de comenzar cuarto curso de Criminología en la Facultad de Derecho de Donostia. «Lo estoy disfrutando a tope», dice. Morales se matriculó en la Universidad después de lograr su acceso en el Centro de Educación Permanente para Adultos. «Hace seis años me apunté en el centro EPA. Mis hijos ya eran mayores, tenía más tiempo y decidí empezar a aprender inglés y euskera. Dos de las profesoras, Ana y Amaia, me convencieron para que me matriculase en ESO. Me insuflaron muchos ánimos y pensé que si ellas creían que lo podía hacer, igual era cierto», explica.

A pesar de que «ni siquiera me lo había planteado» hizo «la ESO y durante el segundo curso, también el acceso a la Universidad». Cuando terminó «estaba en una disyuntiva. Si no sacaba nota suficiente para Criminología, ya tenía plaza en el instituto de Urretxu para hacer Auxiliar de Enfermería». No fue necesario llegar a la segunda opción. «No es por fardar, pero saqué todo sobresaliente y no tuve problemas».

Conchi Morales retomó hace seis años los estudios que había abandonado hacía décadas. «Hice primero de Bachillerato y después me puse a trabajar. Eran otros tiempos...», sostiene. «A veces pienso que si hubiera hecho todo esto entonces, habría ido de Erasmus, etcétera. Ahora estoy encantada. Quiero preparar oposiciones a Justicia y allá que voy. Por empollar que no sea», dice la alumna.

«Y seguro que las sacas», le dice Marian Segovia. Ella es la directora del centro EPA. «Lo más difícil es dar el primer paso. Los alumnos llegan con mucho miedo, aunque luego están encantados y nosotros también.», afirma.

«Vosotros sabéis motivar a la gente, por lo menos a mí. Yo tenía pánico a las matemáticas y ahora me encantan», responde Conchi Morales.

«Abrimos ventanas»

«Aquí somos flexibles. Somos conscientes de que son adultos, vienen de un período en el que no se les ha motivado en el tema académico, en algunos casos están trabajando... Es una gozada ver como abrimos ventanas, abrimos ojos...», explica la directora.

El zumarragarra Asier Lertxundi es otro de los que ha optado por el centro EPA a la hora de realizar sus estudios en aras a obtener el graduado de la ESO. Tiene 45 años y es pintor de profesión. Entre la oferta de cursos del centro para adultos se decantó por el de Educación Secundaria porque «era lo más lógico para lo que yo necesitaba». Lertxundi está preparando oposiciones para ser bombero. «Saqué el título para las oposiciones y porque me parece que es algo que hay que tener». El zumarragarra también estuvo años alejado de los estudios. «Lo de aquí no tiene nada que ver con lo que recordaba de crío. Es algo mucho más abierto, mucho más cómodo en cuanto a la relación con compañeros y profesores, son grupos reducidos, las perspectivas son diferentes, es más asequible, más divertido... Vienes a gusto», afirma. «Al que se lo esté pensando se lo recomiendo totalmente», añade.

Tanto Asier Lertxundi como Conchi Morales optaron por matricularse en la ESO, pero la oferta del centro EPA es amplia en su ánimo de ofrecer una segunda oportunidad a aquellas personas que por distintas causas abandonaron sus estudios y a las que no tuvieron acceso a ellos. «Está dirigido a los mayores de dieciocho años que quieran terminar sus estudios y obtener el graduado en ESO; a quienes quieran ampliar sus conocimientos en inglés, euskera o informática; a los trabajadores y desempleados que para ampliar sus estudios preparan con nosotros el acceso a grados superiores; a gente que en su momento no fue escolarizada o alumnos extranjeros que quieran cursar clases de Primaria», explica la directora.

Las clases para el graduado de Secundaria se imparten «en turnos de mañana y tarde». Por su parte, las clases de inglés, euskera, informática y acceso a grados superiores «son todos por la tarde». Marian Segovia destaca que «se socializa en clase, pero también tenemos salidas y excursiones».

El centro EPA tiene aulas en Zumarraga, casa de cultura Zelai Ariztia, y Legazpi, Itxaropen,10. El plazo de matriculación permanece abierto hasta el viernes. Cabe señalar que todos los cursos son gratuitos. «Solo se abonan quince euros en concepto de material».

Fotos

Vídeos