«Es muy importante para cualquier persona parar y pensar»

Reunión. Grupo de personas que participó en uno de los 'cafés filosóficos' de Pello Biain.
Reunión. Grupo de personas que participó en uno de los 'cafés filosóficos' de Pello Biain. / PEÑA

Pello Biain ha organizado este mes tres sesiones de 'café filosófico' en las que un grupo de personas ha conversado sobre diferentes temas

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

«Es muy importante para cualquier persona o grupo de cualquier tipo parar, bajar de la 'rueda del hamster' y pensar a un ritmo distinto del ritmo que imponen la propia actividad laboral, económica o las redes sociales», sostiene Pello Biain. «El pensamiento crítico se parece más al ajedrez que al pin-pon. Ya lo dijo Voltaire: La razón es el acuerdo al que llegan los hombres cuando están tranquilos. Sin calma, sin tranquilidad, sin sosiego no hay análisis, no hay profundización, no hay reflexión: todo es barullo, ruido, confusión, prisa... sin saber muy bien adónde vamos ni para qué», continúa el profesor de filosofía. «Hay un sector de la ciudadanía que echa en falta algo que es inherente a la propia convivencia y a la propia democracia: un lugar donde pensar, reflexionar y argumentar en torno a los problemas y asuntos que se abren o llevan abiertos mucho tiempo en cualquier ámbito».

Eso es precisamente lo que el zumarragarra ha querido proporcionar a las personas que han participado en el 'Café filosófico' que ha organizado durante el presente mes de julio, en la casa de cultura Zelai Arizti. Han sido tres sesiones, en los que han participado una media de quince personas, que han conversado sobre diferentes y variados temas.

¿Necesitamos la verdad para vivir? Cómo puedo saber si vivo comprometido con la verdad?. Estas fueron las cuestiones que se plantearon la primera semana. Después, la segunda jornada, hablaron sobre ¿Debemos despedirnos del amor romántico? ¿Hacia qué tipo de relaciones afectivas nos dirigimos?. Por último, el tercer día, abordaron cuestiones como¿Podemos vivir sin la dimensión espiritual? ¿Es compatible la espiritualidad con la ciencia? La espiritualidad actual: ¿necesidad o producto de consumo?.

«El pensamiento crítico, el verdadero, no ese que te lo vende hoy cualquiera, es un arma poderosa y eficaz y requiere un aprendizaje de cirujano que distinga entre definir, explicar, interpretar, criticar... y otras operaciones del pensamiento», sostiene Biain en sus conclusiones.

«Hay una cierta ansiedad por hablar y por decir cosas, pero no por reflexionar sobre lo que hablamos y decimos. Cuando en muchos momentos del café paro la discusión para analizar algo, algunas personas se sienten contrariadas e incómodas», afirma.

«También hay cierta necesidad de aferrarse a las ideas y opiniones, de basar nuestra identidad en ellas, de reafirmarse en ellas, mientras que el café filosófico pretende justamente lo contrario: considerar nuestras ideas como simples hipótesis que verifico si funcionan o no en el diálogo con los demás y, si gracias a los demás veo que no funcionan, las cambio. Y este es uno de los grandes problemas, ya que, si me identifico excesivamente con mis ideas y veo que tengo que cambiarlas, eso puede suponer un cambio de identidad y esto da mucho vértigo».

Pello Biain mantiene que «existe mucha dificultad para salir de uno mismo. Se repite mucho eso de 'para mí, 'para mí esto', 'para mí lo otro'... mientras que los cafés filosóficos pretenden ser un lugar donde aparquemos los 'para mí' y busquemos lo que sería racional y razonable para cualquier ser humano. ».

Fotos

Vídeos