Felisa Calvo entra en el club de los centenarios

Rosa Maiza, Felisa Calvo, Paquita Calvo y Arantxa González. / IÑAKI
Rosa Maiza, Felisa Calvo, Paquita Calvo y Arantxa González. / IÑAKI

Celebró el cumpleaños en su domicilio de Ciudad Jardín con una ceremonia religiosa, aurresku y lunch

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Felisa Calvo Eizaguirre entró ayer en el club de los centenarios. La zumarragarra celebró el cumpleaños en su domicilio de Ciudad Jardín acompañada por su familia. Ellos le organizaron una misa, que fue oficiada por Luis Mari Segurola, y un aurresku, bailado por sus sobrinos-nietos. El Ayuntamiento por su parte, estuvo representado por Rosa Maiza, alcaldesa en funciones y Arantxa González, presidenta de la comisión de Servicios Sociales, que le hicieron entrega de una lámina de Antigua y un ramo de flores. Después hubo lunch.

Victoria Felisa Calvo Eizaguirre nació en Zarautz el 24 de julio de 1917. « Un año después que ella, en 1918 nació su única hermana, Francisca (Paquita). Ambas vivieron en Zarautz hasta el año 1924, después fueron a Durango hasta 1928, porque destinaron allí a su padre que trabajaba en los Ferrocarriles Vascongados. Tras su paso por Durango se trasladaron a Mekolalde, para instalarse ya definitivamente en Zumarraga justo antes de la guerra, en el año 1935. Felisa tenía entonces 18 años», explican sus familiares.

Al llegar a Zumarraga «vivieron en la casa de la estación de los vascos y después se trasladaron a la calle Soraluce». Unos años más tarde «su hermana Francisca se casó con Antonio Torner, pero ambas siguieron viviendo juntas en la misma casa, en Kalebarren (1947-1958), donde nacieron los tres primeros hijos de su hermana».

Fue en 1958 cuando se mudaron a Ciudad Jardin. «Al ser un edificio bifamiliar, una vivienda la cogió Felisa y la otra el matrimonio Antonio-Francisca. En cualquier caso, las dos hermanas Felisa y Francisca siempre han estado muy unidas, y la casa bifamiliar de Ciudad Jardín también está unida por dentro».

Trabajó en Mendia y Orbegozo

Felisa, que es soltera, trabajó en la ferretería Ramón Mendia, y después en la empresa Orbegozo durante muchos años, hasta que se jubiló. Su hermana Paquita también vive, y cumplirá 100 años el año que viene. El estado de salud de ambas, es «bastante bueno para tener la edad que tienen. Felisa necesita algo de ayuda para moverse, pero oye y ve bien. Hasta hace poco su gran afición eran los crucigramas y desde siempre le ha apasionado coleccionar sellos. Actualmente, ocupan más tiempo que antes viendo la tele. Al trabajar fuera de casa siempre ha tenido ese 'plus' de haberse relacionado con mucha gente, algo quizá no tan habitual en mujeres de esas generaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos