Un centenar de alumnos de Ugle toman parte en un programa de seguridad vial

Zelai Arizti aretoa. El bombero Jose Luis Irizar antes de su intervención ante los jóvenes. /  M.F.
Zelai Arizti aretoa. El bombero Jose Luis Irizar antes de su intervención ante los jóvenes. / M.F.

De la mano del Gobierno Vasco busca «concienciar» a los jóvenes que van a conducir en breve, sobre los riesgos viales y las medidas preventivas asociadas 'Don't be Dummy! Para ti no hay repuestos' tuvo lugar ayer en el Zelai Arizti aretoa

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Alrededor de ciento veinte alumnos de Urola Garaiko Lanbide Eskola participaron ayer en el programa 'Don't be Dummy! Para ti no hay repuestos', que busca sensibilizar en materia de seguridad vial, conducción responsable y prevención de accidentes de tráfico. La campaña, que corre a cargo del Gobierno Vasco, consiste en una sesión protagonizada por Dummy, uno de esos maniquís que los fabricantes de vehículos utilizan para simular impactos y probar la seguridad de los nuevos modelos. Asimismo, los jóvenes tuvieron oportunidad de escuchar los testimonios que en primera persona ofrecieron José Luis Irizar, sargento del cuerpo de bomberos y Alaitz Arbilla, que con cuatro años fue víctima de un accidente de tráfico que le condenó a una silla de ruedas de por vida.

La sesión, que tuvo lugar en el Zelai Arizti aretoa, arrancó con un mensaje claro: el alcohol y otro tipo de sustancias son incompatibles con la conducción. Para ello se utilizó un videoclip que aunaba por orden cronológico una discoteca con baile, alcohol, coche, carretera, focos y sonido de accidente. Después, siguió un audio de los servicios de emergencias y un vídeo impactante producido a partir de imágenes de archivo de accidentes reales de tráfico.

El programa, que quiere «concienciar» a los jóvenes que van a conducir en breve sobre los riesgos viales y las medidas preventivas asociadas, también incluyó otros audiovisuales sobre ingresos en la UVI, lesiones derivadas de los accidentes, un testimonio de un médico de urgencias, lesiones medulares, testimonios de familiares de víctimas de accidentes, etcétera.

Ayer explicaron que la población joven presenta una serie de factores que incrementan el riesgo de accidentes de tráfico. De un lado, factores relacionados con la psicología juvenil como el exhibicionismo, la sobrevaloración de las capacidades, etcétera, y de otro, la inexperiencia en la conducción durante los primeros años.

El binomio alcohol-conducción es «una combinación muy peligrosa a la que se están sumando otras drogas», aseguraron.

De otro lado, los jóvenes, acostumbrados a la inmediatez, están expuestos a «nuevos riesgos». Escribir un mensaje de texto mientras se conduce, por ejemplo, multiplica por 23 el riesgo de accidente grave y el 43% de los jóvenes reconocen haber 'wasapeado' mientras conducían.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos