Baile de espadas en honor a la Virgen

Mikel Urteaga, Josune Martín, Adirane Peñagarikano y Amaia Plazaola en su papel de capitanes ante la virgen de la Asunción. / FOTOS IÑAKI
Mikel Urteaga, Josune Martín, Adirane Peñagarikano y Amaia Plazaola en su papel de capitanes ante la virgen de la Asunción. / FOTOS IÑAKI

Irrintzi interpretó la tradicional ezpata dantza en la parroquia de la Asunción. La plaza de Euskadi acogió el aurresku en el que participaron trece vecinos junto a los dantzaris

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

Las espadas volvieron a bailar ayer en honor a la Virgen, en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Los miembros de Irrintzi dantza taldea interpretaron, a las once de la mañana, como prolegómeno a la misa mayor, la tradicional ezpata dantza, baile que únicamente se puede disfrutar en esta fecha y el 2 de julio, en este caso, en la ermita de la Antigua.

La jornada comenzó en la plaza de Euskadi donde se reunieron dan-tzaris, txistularis, mandatarios y vecinos que en comitiva se dirigieron a la iglesia parroquial. Mariaje Arratibel, Aitor Zabaleta, Joanes Jaka, Xabier Soraluze, Maialen Zubizarreta, Aitor Calvo, Lierni Goia, Ainhoa Zumarraga y Oier Zabaleta fueron los miembros de Antxiñako Ama txistulari taldea que pusieron música al evento. Los txistularis previamente, ataviados con uniforme de gala, habían recorrido el municipio en kalejira. Por su parte, Irrintzi dantza taldea estuvo representado por Adirane Peñagarikano, Amaia Plazaola, Josune Martín y Mikel Urteaga, en calidad de capitanes. Lide Mendiaraz, Sara Bidarte, Edurne Arrazola, Irati Etxeberria, Miren Hernández, Maren Etxeberria, Ane Egia, Inés Aztiria, Nekane Martín y Paula Urteaga les acompañaron en la cuerda.

Después de interpretar la ezpata dantza ante la virgen de la Asunción, dantzaris y txistularis abandonaron el templo en el que se había reunido «un grupo numeroso, dado que la fiesta queda desdibujada el 15 de agosto, en las vacaciones», en palabras de Pedro Laskurain, párroco de Nuestra Señora de la Asunción que ofició la misa mayor.

Dantzaris y txistularis esperaron a la salida del oficio religioso para acompañar a la corporación hasta la plaza de Euskadi donde interpretaron el aurresku de honor en el que tomaron parte trece vecinos además de los dantzaris. Asimismo, los miembros de Irrintzi bailaron kanpoko puntua, saludo, 2 x 4, desafío, paparapa, San Juan... Dantzaris y vecinos cerraron la actuación con un fandango, un arin arin y una kalejira.

La ezpata dantza y los actos del 15 de agosto siguen el mismo ritual que el 2 de julio en Antigua. No obstante, los dantzaris de Irrintzi los viven de una forma «más relajada» porque «hay menos público». Sin quitarle importancia a la fecha, «hay menos nervios». Los dantzaris que bailaron ayer son los mismos que lo hicieron en la cita del mes pasado y es que dentro del grupo rige la máxima de que quien baila el 2 de julio también adquiere el compromiso para el 15 de agosto. Para Amaia Plazaola, una de las capitanas, no ha supuesto demasiado problema porque coge las vacaciones «en septiembre». No es el caso de Inés Aztiria o Ane Egia, que han organizado sus días de descanso para después del día 15.

Fotos

Vídeos