El Ayuntamiento da el primer paso para un nuevo Kalebarren

Kalebarren. Si se construyen nuevos edificios deberán mantener una estética similar a la de los actuales. / M.F.

El pleno ha aprobado de forma inicial el Plan Especial Z-U.1 que abre la posibilidad a nuevas edificaciones

MARISOL FERNÁNDEZ ZUMARRAGA.

La última sesión plenaria, celebrada la tarde del martes, sirvió para aprobar de forma inicial el Plan Especial de ordenación urbana del ámbito Z-U. 1 Kalebarren, lo que supone un primer paso para la rehabilitación de la citada zona. El plan hace referencia al espacio comprendido entre Piedad, 1 y Kalebarren, 28 «la casa que sigue al bar Kortaberri y que es precisamente la que da nombre a la calle», explica Mikel Serrano, alcalde de Zumarraga.

La aprobación del documento-todavía en fase inicial-abre «la posibilidad» de derribar los edificios de Kalebarren a excepción de los números 6, 8 y 22. «El 6 y el 8 son edificios de hormigón y tienen el aprovechamiento agotado. El 22 también es de hormigón y se le da permiso para aumentar una planta. En los tres casos existe la posibilidad de poner ascensor», explica el primer edil.

Y es que la mala accesibilidad es uno de los hándicap de todas las viviendas de la zona. Ninguna tiene ascensor y la estructura, a excepción de las citadas anteriormente, es de madera. Asimismo, «a nadie se nos escapa que la edad media de los propietarios y muchos residentes se acerca a los setenta años. Las necesidades son muchas», sostiene el primer edil.

De 57 a 122 viviendas

El documento permite un aprovechamiento total de unas 122 viviendas frente a las 52 actuales. Se pasaría de 7.500 m2 construidos a 13.000 m2. Además se plantea agrupar Piedad 1 y Kalebarren 2 y 4, en un único edificio y lo mismo, con Kalebarren 10, 12 y 14. Las nuevas construcciones constarían de planta baja más tres alturas y una cuarta retranqueada.

Igualmente permitirá mejorar y ampliar la acera peatonal frente a Kalebarren 2-4 y Piedad 1, «reajustando las alineaciones de los actuales edificios y subiendo la cota al nivel actual del vial de Kalebarren-Piedad». El documento también contempla «incorporar un vial de enlace interno de la zona de Ipintza y Forjas (un único sentido de tráfico) con la rotonda de Okendo y la conexión con la red viaria interna del núcleo urbano y el ramal de acceso a la variante urbana de la GI-631».

La intención municipal es abrir una fase de información pública hasta el 30 de septiembre. A primeros de ese mes se hará una exposición en la casa de cultura para aclarar las dudas que se puedan plantear a los vecinos y ciudadanía en general. Después de las alegaciones, la aprobación definitiva del documento se podría dar en el Pleno de octubre.

De otro lado, serán los propietarios quienes lleguen a acuerdo con los promotores para desarrollar la zona. El Ayuntamiento, además de otorgar las licencias, tendrá algo que decir respecto al diseño de las fachadas. «Queremos mantener ese aspecto de finales del XIX principios del XX, mantener la estética de la zona, adelanta el alcalde.

El punto salió adelante con el voto de PSE-EE, EH Bildu e Irabazi. Por su parte, EAJ-PNV se abstuvo. Su portavoz, Iñigo Peñagarikano, argumentó que «no queremos bloquear, pero queremos analizarlo un poco más y sobre todo, conocer la opinión de los vecinos. Necesitamos un poco de tiempo».

Fotos

Vídeos