Diario Vasco

Cien kilómetros de montaña para dar visibilidad a la 'piel de mariposa'

Montañero. Txemari Blanco posa en el parque Zelai Arizti.
Montañero. Txemari Blanco posa en el parque Zelai Arizti. / ARESTI
  • El zumarraga Txemari Blanco participará en la prueba 'Hiru Handiak' en favor de la asociación Hegoak Astinduz

Dar a conocer, sensibilizar e informar a la sociedad sobre la enfermedad de la epidermolisis bullosa, más conocida como 'piel de mariposa', es el principal objetivo de la asociación Hegoak Astinduz. Así, siete de sus miembros participarán en la prueba de fondo 'Hiru Handiak' que une en cien kilómetros tres cimas emblématicas de Euskadi: Gorbea, Anboto y Aizkorri. Una de estas siete personas es el zumarragarra Txemari Blanco. «Yo colaboro con la asociación y conozco a Markel López, el chaval de Urretxu que sufre esta enfermedad, así que si puedo ayudar, adelante», dice.

Txemari Blanco, de 37 años, es un gran aficionado a la montaña «desde siempre», pero esta va a ser la primera vez que participe en una prueba de estas características. Con anterioridad ha tomado parte en otras similares, aunque más cortas. «En julio participé en la 'Goierriko Bi Haundiak', una prueba de 88 kilómetros y 6.000 metros de desnivel positivo. En esta también se sube al Txindoki y a Aizkorri». Además Blanco efectuó el recorrido después de haber dormido solo hora y media, ya que «salí de trabajar y no tuve tiempo para más». No obstante, completó la prueba «con buenas sensaciones. Pensaba que igual no podría finalizarla por haber ido en esas circunstancias, pero lo hice. Además al llegar me estaba esperando Aritz Egea que había ido a recoger su dorsal para la maratón, lo que me hizo mucha ilusión».

Blanco también ha participado en otras carreras de montaña, «en la de Oñati, de 22 km; en la Tomás Salazar, de 55 km, que también sube a Aizkorri... Además, he subido el monte Tubqal (Marruecos) de 4.200 metros, etcétera».

Esta medianoche

La prueba 'Hiru Handiak' comenzará esta medianoche. Arrancará a las 00.00 horas desde Ondategi (Araba) y finalizará en Araia, después de un recorrido de cien kilómetros «y 5.200 metros de desnivel positivo».

Txemari Blanco afronta la prueba con la intención de «acabarla y disfrutar lo máximo posible». Para lograrlo hay que cumplir unas normas que impone la organización. «Hay controles de paso y hay que entrar dentro de unos tiempos establecidos, si los superas te descalifican. Por ejemplo, el primer control está en la cruz de Gorbea por donde no se puede pasar después de las 2.45 horas». El tiempo máximo para completar la prueba son 24 horas. «Yo me lo voy a tomar con calma, espero poder terminar en 22 o 23 horas».

Finalice o no lo que sí habrá conseguido es el principal objetivo, dar 'alas' a la epidermolisis bullosa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate