Txiflando se hizo con el Antzez Motz

Segundo premio. Oihana Parada y Esther Bizarro, con Maialen Fidalgo. /  A. ELKARTEA
Segundo premio. Oihana Parada y Esther Bizarro, con Maialen Fidalgo. / A. ELKARTEA

Las irunesas Amaia Rodríguez, Rakel Salinas y Beatriz Arana volvieron a impactar a público y jurado

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Patxi Remiro fue el encargado de conducir la velada de clausura de la cuarta edición del certamen Antzez Motz. Subido sobre el escenario de Labeaga aretoa transformado en Guillermo de Vega y Saavedra, destacó que esta ha sido la edición del Antzez Motz más femenina de su corta historia. Cuatro grupos llenaron de contenido la final del certamen en una gala de teatro popular, con sabor a verdadero y creíble acto cultural que el gran público se perdió, atraído por un mundo posiblemente multimedia.

Cada grupo se había ganado el derecho de defender su propuesta en el escenario de Labeaga: las irunesas Txiflando con 'Finisterre' ( 1ª gala); desde Donosti y Azkoitia Txinparta con 'Pisu ez Partekatua' (2ª gala); desde Irun- Hondarribi Las Chirlas con 'Misión Insumisión' y Zurriburri de Urnieta con 'La Cita'.

La final

Si algo es de destacar en Antzez Motz es la ilusión que cuantos lo viven y lo descubren demuestran con el proyecto. Claro que, en primer lugar, están sus impulsores de Karmakros antzerki tailerra, pero la ilusión la hemos visto reflejada igualmente en todos y cada uno de los que han tenido algo que ver: fotógrafos de Argaki Elkartea, técnicos de luz y sonido, jurados y público asistente.

También actores y actrices , verdaderos colosos de las tablas y amantes del arte escénico, a los que hay que agradecer con premio o sin él su implicación, asistencia y trabajo.

Amaia Rodríguez, Rakel Salinas y Beatriz Arana con su talde Txiflando volvieron a encandilar al público con esa fuerza escénica, con esa expresividad sin reparos, abierta en canal que desde la primera gala llegó al espectador y al jurado. Las irundarrras se proclamaron campeonas y fueron acreedoras al premio de 800 euros. Un gran trabajo, lleno de fuerza, simbolismo, mensaje, estética, 'danza' , interpretación, que nos presentaba tres personajes con los que cuestionan la realidad que nos enseñan. Tres mujeres en el espacio y el tiempo, con un inicio y un final. Finis ta erre.

Galardones que se llevaron mujeres, todas y cada una de ellas. Todas de Irun, cuna de tantos, célebres y afamados artistas. Porque este año los premios quedaron en casa, en Gipuzkoa.

El segundo premio, dotado con 400 euros, fue para Las Chirlas, compuesto por Oihana Parada y Esther Bizarro. Más abiertas que nunca, más alocadas, más desenfrenadas, más vivas y alegres que un recién agraciado en la lotería. Clownas de pro. Contar las cosas con el crisol humorístico no es tan fácil como parece y ellas se mostraron hábiles y muy capaces.

El premio a la mejor dirección recayó en Rafa Herce (Banarte), al que hay que agradecer sus reflexiones finales sobre el teatro y la cultura.

Aitor Navarro y Laura Muñoz (Suhai) recibieron el premio al mejor guión original. Es de agradecer y reconocer su atrevida apuesta por el atrevimiento de presentar algo nuevo y diferente, e intentar con ello crear una atmósfera que normalmente no se transmite en teatro.

Por doble partida, Iñigo Antsorregi y Asier Oruesagasti (Txinparta) se hicieron exaequo con el premio al mejor actor. Y es que una interpretación no era sin la otra y la otra no era sin la una, viéndose el jurado obligado a repartir el premio.

Marina Quintanilla (Muñekajos) recogió el premio a la mejor actriz de su compañera Mariaje Jodar, quien se partió en tres personajes, todos diferentes. Pero sobre todo uno, con el que demostró que aun siendo sosa, se puede alcanzar la gloria interpretativa y escénica.

Desde Karmakros se mostraban satisfechos porque se va haciendo camino al andar. «Seguiremos adelante», afirmaban, «con apoyo y compromiso de todos, sin el cuál no sería posible llevar a cabo este proyecto (ayuntamientos, miembros de la prensa, grupos participantes, artistas invitados, jurados y juradas, fotógrafos, Telepizza, Sociedad Goierri, amigos en general que nos ayudan, nos siguen y nos quieren). Contamos con todos vosotros, con vuestra disponibilidad y buena voluntad, para el año que viene seguir fabricando lazos de ilusión, emoción y alegría y amistad. Bienvenidos a la gran familia del Antzez-Motz».

Los galardones fueron entregados por Rosa Maiza y Maialen Fidalgo, en representación de los ayuntamientos de Zumarraga y Urretxu respectivamente.

Reflexión

Es verdad que el aforo de Labeaga aretoa no ha estado en problemas, más bien se notó que el público no ha terminado de llegar hasta las butacas (todo se andará) y durante el desarrollo de Antzez Motz, uno se hacía la misma pregunta... ¿Con semejante propuesta cultural, popular, sincera y sin más engaño que la propia farsa del escenario, dónde está el público?

En realidad la pregunta no me la estaba formulando correctamente porque no es el público, sino la cultura la que está un tanto difuminada. La cultura generada por el propio pueblo, sin color ni bandera. Esa cultura que es de primera división, aunque no lo parezca; esa cultura en la base de la sociedad que marca de alguna manera el nivel de inquietud y formación , de curiosidad que tenemos como pueblo. Esa cultura está por llegar.

Hay mucho trabajo por hacer para lograr llenar los anfiteatros y gentes con ganas no faltan, aunque aún sean los menos. El timón de ese barco que se llama Antzez Motz hay que seguir sujetándolo con firmeza, sin miedo porque en el horizonte tendrá recompensa. ¡Que siga el espectáculo!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos