Mañana se conocerá qué empresa acometerá las obras de las piscinas

Piscinas municipales. Zona que se verá reducida sensiblemente remodelada y mejorada / AGUADO

Las piletas estarán listas en junio con una cuba de 600 metros y otra menor adosada para menores

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

El Ayuntamiento de Urretxu hará publica mañana jueves la empresa a la que se ha adjudicado la obra de remodelación de las piscinas municipales ubicadas en Pagoeta. El acto protocolario tendrá lugar por la mañana y estarán presentes representantes municipales con el alcalde Jon Luqui a la cabeza y el diputado de Cultura, Turismo, Juventud y Deportes, Denis Itxaso. Y es que no es para menos, pues desde 1986 Urretxu no había percibido ni un céntimo del órgano foral en concepto de instalaciones deportivas.

El pasado jueves, en sesión plenaria, la corporación aprobó el Convenio por el que se dará curso legal a la subvención de Diputación recibida por el importe de 217.760 euros. Una considerable cifra que no ha terminado de dejar la sonrisa puesta a los ediles, aunque se agradece la ayuda.

Y no ha dejado esa sonrisa más abierta, porque las estimaciones de la renovación de perímetro de piscinas se estimaba en alrededor de un millón de euros; porque, al aceptar esta subvención y tomar la decisión de ir a la renovación de las cubas y el perímetro de las instalaciones, el ayuntamiento se compromete a aportar alrededor de 400.000 euros, cosa que en el pleno último y otro anterior dejó la decisión a favor de PNV y PSOE y la abstención de EH Bildu, que aun apoyando el tema no termina de encontrarse a gusto con la decisión y se abstuvo; en fin porque este es, sin lugar a dudas un servicio de carácter comarcal que incide en las arcas del Ayuntamiento de Urretxu que contaba con el apoyo de los municipios vecinos.

Desde que se tomó la decisión con la subvención aceptada, en el Ayuntamiento han tenido que correr, incluso en verano y hacer lo deberes para que la parte de subvención que se debe de ejecutar este año, no se pierda y según explicaba Jon Luqui la semana pasada que el trabajo está listo gracias a la implicación del personal del ayuntamiento al que mostraba su reconocimiento.

Así pues, los trabajos comenzarán la segunda quincena de este de octubre y si no se producen contratiempos, deberían estar finalizados para febrero. Por ello todo hace pensar que en junio, con la llegada de la nueva temporada, las piscinas se abrirán al público renovadas y con las zonas circundantes a las piscinas en buen estado tanto de hierba como de mobiliario urbano. Aunque no quedará dinero para afrontar las mejoras en el edificio.

La temporada que acaba de cerrarse ha sido toda una experiencia para el ayuntamiento. Jon Luqui destacó que «este año Sanidad nos ha permitido la apertura en precario, dado que teníamos una apuesta en firme y un compromiso de renovación con una subvención. Ver en qué condiciones se ha dado el servicio, ver cómo ha funcionado el sistema de contratación, nos ha reafirmado en que la fórmula es tan buena o mejor que las anteriores de adjudicación externa».

El proyecto aprobado ha generado una adjudicación a la baja que va a permitir destinar mejoras en el entorno de las piscinas que serán dos, una de 600 metros frente a los 1.000 que tenía la anterior, donde la profundidad máxima será de 1,80 m. y en el resto se podrá hacer pie. Otra más pequeña, adosada prácticamente a la grande, lo que permitirá ganar en seguridad y prestancia de servicios, así como optimización del personal necesario.

Algo que el municipio va a notar será un ahorro importante en el consumo del agua que afecta sin duda al precio del liquido elemento en las facturas de los vecinos. Hoy día la fuga de agua debido a una grieta en la cuba grande generaba consumos de agua de 34.214 litros que equivalen a 24.000 euros. El ejercicio 2016 fueron 17.640 litros y el de 2015 9.932 litros. Ello da una idea del agravamiento de la situación que ahora se verá solucionada.

Y es que las cifras de este año han sido de 4.000 usuarios más que el año pasado que han generado durante 93 días 22.407 euros (50 días malos para el baño) resultando que se ha hecho caja para pagar el consumo de agua. Ese también será un elemento que se valorará como muy positivo de cara a nuevos ejercicios contables.

Fotos

Vídeos