Irrintzi, 50 años para agradecer

Emblemático. El logo del grupo abrió el desfile.

FCO. JAVIER AGUADO GOÑIURRETXU.

Teníamos el deseo y la voluntad de hacer un punto y seguido con Euskal Jaia de este año 2017.

Un año que camina entre la irrupción de nueva savia, la consolidación de otra mucha y la que va pasando el testigo después de décadas.

Y es que los y las que fueron pioneras en los años de transición a la democracia, aquellos chicos y chicas, hoy consolidados veteranosy veteranas, volvieron a pisar el asfalto para cerrar el desfile de este año en que cumplen 50 años de existencia.

Con la llegada de aquellos momento nuevos de apertura que se vivieron, fueron cuña que abrió sendero, y éste se hace al andar, porque, «caminante no hay camino».

Eran como un grito tradicional, como un Irrintzi y, el domingo, nos volvieron a mostrar aquella energía, aquella ilusión, aquel horizonte que supieron alcanzar haciendo sendero.

Una generación comprometida con su destino, con su convicción, con su deseo de una sociedad mejor. Cuántas horas, cuántos sobresaltos, cuántas ganas,...

Son un ejemplo digno de elogiar. Como urretxuarra, no veía la manera de expresarles el agradecimiento, no llegaba el momento, no se había dado pie para ello. Pero el domingo pasado me los encontré en Ipeñarrieta, al final del desfile. Los primeros eran los últimos y consiguieron emocionarme con su puesta en escena. De nuevo aquellos nervios antes de salir, aquel trabajo de semanas, de complicidades, dispuestos a mostrar el folclore una vez más.

Según avanzaba el desfile los aplausos brotaban desde las orillas, agradeciéndoles su labor, su compromiso y, por supuesto, su presencia en el desfile de Euskal Jaia.

En nombre propio y de muchos vecinos... ¡Eskerrik asko denontzat!

Fotos

Vídeos