Hoy, Iparragirre, cumple 197 años

Estatua. Actualmente en fase de limpieza.
Estatua. Actualmente en fase de limpieza. / AGADO

Su atractivo es innegable y su vigencia le convierte en toda una referencia

FCO JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Hoy se cumplen 197 años del nacimiento del bardo José María Iparragirre Balerdi. Aquella tranquila mañana de agosto en la Calle Mayor había una agitación espcial porque la vecina Manuela Balerdi, daba a Luz, en la casa Alzola etxea, a un varón de su unión con José Agustín de Iparragirre, orfebre pastelero que regentaba una confitería en dicha calle (hoy denominada de Iparragirre).

Jose Mari se criaría jugando entre calles y casas de los amigos, aprovechando los portales, las escaleras y los arkupes de la iglesia de San Martin de Tours.

Nos encontramos a tres años de conmemorar los 200 años. Efemérides que sin duda tendrá la significación que se merece, tratándose, sobre todo, de una figura que sobrepasa la relevancia local, habiéndose convertido en un iocono de Euskal Herria entera.

Tiempo de obras

El monumento que fue inaugurado el 28 de septiembre de 1890, se halla en pleno proceso de restauración. La escultura fue realizada por el escultor Francisco Font y Pons en 1888 y descansa sobre un pilar realizado por Dionisio Acha (Zumarraga) con piedras de Mañaria, mostrando cuatro cuarteles. La losa o zócalo es de piedra arenisca. Originariamente se encontraba todo el conjunto rodeado por una verja de hierro, hoy desaparecida. Los distintos matetiales han ido sufriendo procesos erosivos distintos y requieren tratamientos de recuperación diferentes.

Se acerca la conmemoración en el año 2020 del bicentenario del nacimiento del bardo universal y aunque hay tiempo, el conjunto tanto monumental como decorativo y botánico, no puede esperar dado su notable deterioro, que haría aún más onerosa su solución si se retrasara.

Visita turística

Como quiera que la estatua se halla cubierta por un andamiaje y tapada por una red de protección, el visitante lo tendrá difícil si desea ver la figura sobre su pedestal.

Por ello hoy recomendamos la visita al cementerio de Urretxu y aunque no es el 5 de abril, fecha de su fallecimiento, allí merece la pena disfrutar del mausoleo donde reposan los restos del bardo universal. Este fue inaugurado en 1981 y su título es Askatasun Egarria, obra de José Vicente Lasa.

Iparragirre descansa a uno metros del paso del Camino Ignaciano y el peregrino debería saberlo para disfrutar de un lugar histórico para nuestro territorio y nuestro pueblo.

Representa un dolmen, antiguo modo de enterramiento, que está orientado sobre 7 pilares que llevan los escudos de las 6 provincias vascas, como si toda Euskalherria protegiese los restos de Iparragirre. La losa de encima tiene forma de guitarra, para que ésta, que fue su compañera en vida, lo siga siendo también después de muerto.

Esa losa está quebrada por una fuerza invisible que surge del interior mismo del dolmen con forma de lauburu dirigiéndose hacia el árbol en busca de libertad. Las cadenas que lo amarran no le quieren dejar escapar, pero rompiéndolas, el lauburu se dirige allá, hacia el roble.

Son muchas las personas que llegada la estación propicia, se acercan a la tumba de Iparragirre para recoger las bellotas que generan los retoños del árbol de Gernika, para plantarlas luego en sus lugares de procedencia.

Antes de partir, se puede regresar al casco antiguo y disfrutar de la Iglesia Parroquial de San Martin de Tours, una joya arquitectonica que asombra a propios y extraños por su belleza y su gran valor artístico monumental. En la calle Iparragirre una lápida indica el lugar donde nación Iparragirre.

Flanqueando la plaza de Iparragirre se puede ver la Casa Consistorial, palacio de bella factura, así como Aizpuru enea, actual casa de cultura y lugar donde se ubica el Museo Urelur de Minerales y fósiles.

Fotos

Vídeos