Fuertes rachas de viento con el temporal

Bidegorri. Arrancada de cuajo una rama por el fuerte viento./
Bidegorri. Arrancada de cuajo una rama por el fuerte viento.

La fuerte tormenta que se concentró en la tarde del martes, solo quedó en un buen susto

FCO. JAVIER AGUADO GOÑI URRETXU.

Afortunadamente no hay que lamentar daños personales, aunque sí algunos materiales, tras la descarga de la tormenta que cubrió la comarca. En Urretxu, pese al aparato eléctrico y el alto riesgo de granizo, la sorpresa llegó de manos de un fuerte viento huracanado que arremetió contra todo lo que pilló por delante. Afortunadamente las nubes fueron anunciando la inminente descarga y lugares tales como las piscinas municipales fueron evacuadas por los socorristas, tal y como manda el protocolo. La gente de manera improvisada se fue a proteger en el edificio que alberga las duchas y la cafetería, a todas luces insuficiente pero que dio algo más de seguridad y que solo quedó como señal un buen susto.

Otra cosa fue en el casco urbano, donde hubo que registrar varias incidencias, como ya hemos dicho de tipo únicamente material.

El fuerte viento racheado y el agua lograron desestabilizar parte del tejado del edificio de la calle Labeaga, frente al rascacielos.

Fue necesaria la intervención de los bomberos que acudieron para asegurar las tejas cuyo desprendimiento podría haber causado males mayores.

También hubo mucha suerte en la zona ajardinada del Aterpe, donde un árbol fue arrancado del suelo cayendo en pleno paso de la zona de acceso al hogar del jubilado.

Además hay que señalar que una rama de un árbol ubicado cerca de la chimenea del bidegorri no pudo aguantar el fuerte viento y se partió cayendo al suelo, por lo que hubo que acordonar la zona al igual que en los casos anteriores.

A parte de estas incidencias y un breve apagón de luz, Urretxu puede decir que pasó de puntillas ante la cólera de la climatología, que cíclicamente nos muestra los dientes amenazantes, siempre entre junio y julio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos