Diario Vasco
Kerejeta y Artolazabal, tras la presentación
Kerejeta y Artolazabal, tras la presentación / AGUADO

Fiesta por el cincuentenario de Areizaga

Hace medio siglo, se contemplaba en Urretxu la construcción de unos terrenos hasta entonces linderos con el cajón del Ferrocarril del Urola, que paralelo al discurrir del río delimita el término municipal con Zumarraga.

Una tapia bien alta marcaba la propiedad desde tiempo remoto. El paso hacia Zumarraga se hacía por la calle Areizaga (la cuesta), donde presidía el paisaje la casa solariega del barón de Areizaga víctima (el edificio) de las barbaridades urbanísticas propias de los años 50, dejando en pie tan solo su fachada.

El solar lindaba en su parte alta con el sendero que llevaba hasta el taller de G.O.R. Y, por supuesto, con la trasera del frontón y cine Ederrena y el edifico que aún hoy cierra la plaza Gernikako Arbola. Hoy ese vial se denomina Kale errota.

Construcciones Elgar S.A. de Leiza, cuyo gerente era Vicente Garaikoetxea Gibelalde, mediado en la compra por Gerardo Agirre, se hizo con el solar que era propiedad de Juana Irene Allurles y Juan José Irene Mª Luis Miguel y Silvino Dorronsoro Allo.

El solar fue adquirido el 5 de abril de 1965, la solicitud de edificación llegaría un año después el 20 de abril de 1966, necesitando tres años para ver la obra terminada. La edificación presentaba dos tipos de viviendas, unas de 212 m2, las mas cercanas a la cuesta, y otras de 80 m2, las que hacen ángulo. Resultaron cinco portantes cada cual con 10 viviendas, además de entresuelos y bajos comerciales. Las primeras personas que se instalaron fueron Teófilo Urmeneta y Nieves Alústiza y el último vecino en incorporarse al bloque de viviendas ha sido Mikel Elizburu Osinaga.

De aquellos tiempos, en la galería comercial que resultó de la obra, se fueron instalando bares como el Berit, con la familia Bernarás, los de la serrería; Armería Etxaniz; Calzados López, con el añorado Baudilio Sanz, que venía de su antigua tienda un poco mas arriba, a media cuesta; Bar Aitube, con Blanqui y Juanito, que también tenía una peluquería; librería Gamma, que dotado de su cámara dejó grabaciones de las inundaciones que no tienen desperdicio; Carnicería Egiburu y ,cómo no, la tienda de ropa Confecciones García.

Frente a todos ellos, una plaza que marcaba distancia hasta las vías del Ferrocarril del Urola apuñalado de muerte tras la llegada de la democracia, del 'Gure Trena', aunque en un lateral el edificio se acercara hasta tenerlo a escasos metros. Tan cerca que algunos no necesitaban mirar el reloj pues su paso daba la hora -el tren de las dos y cuarto, de las seis...- su traqueteo, la bajada de las barreras, el tráfico rodado interrumpido un par de minutos...

Hoy, la plaza, tras la obras efectuadas después de la trágicas inundaciones de los 80, dragado en su lecho (cuatro metros de altura), abierto en canal el tramo soterrado para eliminar aquellos dos ojos y dejarlo en uno solo; vuelto a cubrir y rediseñado en conjunto con el lado de Zumarraga, ofrece una plaza que ha quedado bonita y muy frecuentada. Es objeto de actos de todo tipo, de concentraciones, de terrazas para dejar pasar el tiempo en buena compañía...

Conmemoración

Precisamente de estas y otras cuestiones hablaron ayer por la mañana Jesús María Kerejeta Aldalur y Juan Vicente Artolazabal Larrañaga, dos de los vecinos inspiradores de la fiesta de conmemoración cincuentenaria que va a tener lugar este sábado y sobre todo este domingo, día 23 de octubre.

Unas jornadas que buscan celebrar la onomástica y, por qué no, estrechar lazos vecinales y mantener una convivencia real y en directo, en la que rememorar los tiempos vividos en estas cinco décadas pasadas.

Arrancarán el sábado día 22, a las 16.30 h. con un campeonato de Mus, modalidad a ocho reyes, tres juegos de ocho hamarrekos. La inscripción por pareja será de 20 euros y los premios serán los siguientes: primero: 50% de la inscripción, txapelas y cesta de regalos; segundo premio, 30% de la inscripción y cesta de regalos; tercero, 20% de la inscripción y cesta de regalos; cuarto, cesta de regalos.

Es seguro que va a estar más difícil que nunca, porque los recientemente proclamados 'campeones del mundo de mus', los vecinos de Zumarraga Eusebio Zabala y Juan Karlos Korta, piensan participar y, cómo no, algunos ya están por ver si les ganan. Por la tarde, a partir de las 17.30 horas. habrá juegos infantiles y chocolatada.

El domingo será el centro de la programación, empezando con misa por los difuntos del barrio a las 12.30 h. Tras la eucaristía, poteo con trikitixa y a eso de las 14.00h, foto de familia con todos los asistentes al evento. A las 14.30, comida popular a la que le seguirán una sobremesa, animación musical y bailables y entre las 17.30 y las 18.30 horas, campeonato de toka con muchos obsequios.

La comida popular tendrá lugar aprovechando el arkupe de las viviendas y el menú de las personas adultas consistirá en jamón y espárragos; cazuelitas de champiñones con jamón; fritos caseros; redondo de ternera; bacalao en salsa verde, tarta con helado, además de vinos, cafés y licores. Su precio es de 30 euros a mesa puesta.

Además se ha diseñado un menú infantil de 15 euros que comprende macarrones, pechuga de pollo con patatas y a elegir danonino, natillas o refrescos. Finalmente, también una bolsa de goxokis.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate