Diario Vasco

Curiosa exposición fotográfica en homenaje a Iparragirre

Jon  González. En el centro, junto a Mariano Bravo y César Santillán.
Jon González. En el centro, junto a Mariano Bravo y César Santillán.

La casa de Cultura Aizpurunea acoge desde el miércoles la exposición fotográfica 'Homenaje a Iparragirre. El bardo 1820-1881'. Se trata de una muestra que llega de la mano de Jon González, un urretxuarra que lleva más de una década viviendo en Burgos pero que mantiene viva en su memoria la relación de su pueblo natal con la figura del bardo universal.

Recuerdos de infancia e inquietudes personales le han llevado a indagar en mayor profundidad sobre la vida y obra de Iparragirre, y en sus pesquisas ha recopilado todas esa imágenes. La exposición contiene un buen número de fotografías relativas a su vida, a su obra, y a diferentes hechos o lugares relacionados con el personaje. A través de ellas podemos situar a Iparragirre en la cárcel de Tolosa, en Itsaso (donde estuvo el caserío de Zozabarro), en la Casa de Juntas donde se expone su guitarra, o en lugares como Hendaia, donde desembarcó de regreso a casa un 20 de octubre de 1878. Junto a ello, retratos del propio personaje, desde la imagen que se expone también en la sala capitular del Ayuntamiento, la esculpida en mármol de Carrara de la plaza que lleva su nombre en Urretxu o también un retrato correspondiente a la última etapa de la vida de Iparraguirre.

En la presentación, Jon González contó con la ayuda y la presencia de dos colaboradores: uno de ellos es su amigo Mariano Bravo, artífice de algunas de las fotografías expuestas y diseñador gráfico de la exposición; y el otro César Santillán, un escultor que a partir de las imágenes recopiladas ha elaborado un busto en materiales de polirresina y con un baño de imitación a bronce que entrará a formar parte del bagaje de imágenes que ayudan a conocer mejor la figura de Iparragirre.

Durante la presentación, Jon González explicó cada una de las fotografías y dejó entrever su admiración por el personaje, por la época en la que tuvo que vivir y las circunstancias que lo convirtieron en casi un mito. Esa admiración la ha transmitido entre la gente con la que convive actualmente, y todo ello ha derivado en un pequeño homenaje que el pueblo burgalés de Villa Escusa de la Sombría dedicó a la figura de Iparragirre.

La muestra puede verse hasta el 15 de octubre, de lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30, y los sábado de 10.00 a 13.00.