La situación presupuestaria de la Mancomunidad es sostenible

Asamblea. La última asamblea se llevó a cabo el martes. / GALILEA

En la liquidación del presupuesto el superávit ha sido de 62.000 eurosSe cumplen los tres objetivos necesarios para ser una entidad sostenible

MIRYAM GALILEA ALTO UROLA.

La última Asamblea General de la Mancomunidad Urola Garaia se celebró el martes en el salón de plenos del ayuntamiento de Ezkio, donde los asistentes aprobaron por unanimidad, la cuenta general de 2016.

Tras comprobar el quórum y aprobar por unanimidad el acta de la sesión anterior, la presidenta de la Mancomunidad Koldobike Olabide cedió la palabra a Fernando Arakama, quien ofreció una breve y concisa explicación de la situación de la cuenta general.

El interventor, tras recordar que en el 2016 cambió la normativa presupuestaria y contable, «cambios que no son excesivamente remarcables ya que son de carácter muy técnico», dejó claro que la situación presupuestaria de la Mancomunidad es sostenible. «Es una entidad que se nutre de las subvenciones de los ayuntamientos por lo que en la medida en que estos estén saneados y aporten lo que les toca la Mancomunidad también lo estará», explicó el interventor.

Arakama recordó que lo que se iba a aprobar era la cuenta general del conjunto de la entidad, que está compuesta por la entidad matriz que es la propia Mancomunidad Urola Garaia y por Uggasa. «Con respecto a Uggasa, para saber si es sostenible única y exclusivamente no tiene que tener pérdidas, por lo tanto esa parte se cumple. En cuanto a la Mancomunidad, a través de su informe, podemos extractar tres aspectos fundamentales en cuanto a la verificación de objetivos: los de estabilidad presupuestaria, sostenibilidad financiera y la regla de gastos», enumeró el interventor.

La Mancomunidad Urola Garaia cumple estos tres objetivos resolviendo ser una entidad sostenible, y uno a uno se explicaron cuáles son lo requisitos a cumplir en cada uno de ellos.

Requisitos

En cuanto a la estabilidad presupuestaria, los siete primeros capítulos de ingreso menos los siete primeros capítulos de gasto tienen que ser positivos o cero. «En nuestro caso en la liquidación del presupuesto el superávit fue de 62.000 euros. Por tanto es positivo, así que cumplimos esta parte», explicó Arakama. En lo que a la sostenibilidad financiera se refiere, al margen del objetivo que está marcado, la Mancomunidad no tiene deuda, por lo que este requisito también se cumple.

Y finalmente, centrándose en la regla de gastos, «lo único que dice es que no debemos incrementar el gasto más allá de un determinado porcentaje que nos marquen el Estado y la Diputación con su regulación propia.

Como la Mancomunidad se nutre prácticamente de subvenciones, éstas digamos que son gasto vinculado (no cuenta ni el ingreso ni el gasto) y tampoco cuentan las de los ayuntamientos. Teniendo en cuenta que todo esto suma el 99% del presupuesto, esta regla también se cumple», argumentó.

Tras la explicación se dio paso a la votación, donde la cuenta general de 2016 se aprobó por unanimidad y se dio por finalizada la sesión.

Fotos

Vídeos