Xabi Aldama: «Nunca me vi presidente del Ilintxa, pero me decidí por la gran directiva que me rodea»

A sus 44 años y con 15 de andadura en el Ilintxa, Xabi Aldama asume ahora el cargo de presidente./LIMIA
A sus 44 años y con 15 de andadura en el Ilintxa, Xabi Aldama asume ahora el cargo de presidente. / LIMIA
Nuevo presidente de la sociedad deportiva Ilintxa

Habla de sus cuatro primeros meses en el puesto y de los retos de un club que mueve a más de 200 jugadores

CRISTINA LIMIALEGAZPI.

A sus 44 años, 15 de ellos unido al Ilintxa en las funciones de entrenador de infantiles, cadetes, juveniles, el primer equipo durante un año en el que destituyeron al entrenador a mitad de temporada... Xabi Aldama acaba de dar un paso más en su compromiso con el club. Hace cuatro meses tomó posesión como presidente tras la marcha de Peio Alcelay. En esta entrevista nos habla de su aterrizaje en el cargo y del rumbo que él y la directiva que le acompaña quieren dar a un barco con más de 200 jugadores e ilusionantes proyectos llamado Ilintxa.

-¿Qué le animó a dar el salto para presentarse a la presidencia del Ilintxa?

-Yo nunca me he visto como presidente, sentía mucho respeto a dar ese paso, es un compromiso que requiere estar a las duras y a las maduras, son muchas horas... Si me decidí fue porque me acompañaba un gran equipo de personas, de hecho, más allá de quien esté en el cargo de presidente, destacaría el trabajo en equipo de la directiva, en la que se toman todas las decisiones y que está formada por gente nueva como Aritz Segurola, Lillo Díaz, Roberto Paniego, Aitor Murua, Luis Ros y Ritxar Díez Mosquera y veteranos como Ramón Miranda, Crisantos Caballero, Pedro Díez, Xabier Arrondo, Jon Agirre, Martín González y Joaquín Caballero. También me movió el hecho de que se empezara a rumorear que el Ilintxa se iba al garete, aquello nos hizo reaccionar.

-¿Su antecesor, Peio Alcelay, le ha dado algún consejo en particular?

-En primer lugar, me gustaría reconocer su gran labor y dedicación como presidente del Ilintxa durante 17 años. El club que recibimos es, en gran medida, fruto de aquella siembra. Desde que asumí la presidencia hace 4 meses estoy continuamente en contacto con él, me está ayudando mucho en los temas de gestión. Principalmente, me transmite que esto requiere paciencia, dedicación y muchas horas.

-¿Qué potenciales destacaría del Ilintxa en estos momentos?

-Desde la directiva estamos ilusionados y con ganas de trabajar por el club. También recibiremos con los brazos abiertos a quienes quieran participar con nosotros en este proyecto y de hecho, pedimos colaboración, porque siempre es necesaria. Si alguien quiere acudir, nos reunimos los lunes, a las 19.00, en el local de Saturnino Tellería. En cuanto a lo económico, la situación es saneada, la sostienen las familias, que pagan una cuota, junto a las aportaciones de las instituciones locales y forales, la Real Sociedad y por supuesto, el apoyo de las empresas y comercios que nos patrocinan y nos hacen sentir arropados en este nuevo proyecto. Junto a ello, seguimos trabajando en abrir nuevas vías de ingresos. Estamos tratando de dar un impulso a los sponsor y tenemos varias ideas en la cabeza para lograr financiación, una de ellas sería poner una cantina en el campo de Bikuña, estamos en contacto con el Ayuntamiento para estudiar si sería posible. Otro de nuestros frentes es fomentar la asistencia de público a Bikuña. Deportivamente y ante el reciente descenso del primer equipo de preferente a primera regional, nuestro reto es que vuelva a subir, al mismo tiempo que los equipos del resto de las categorías se mantengan, ya que estamos representados en muy buenas categorías, ofreciendo a los chavales la posibilidad de disfrutar del fútbol y de sus enseñanzas. El club se compone de 10 equipos, un alevín y otro benjamín de la escuela de fútbol, un alevín de perfección, un alevín femenino, un infantil femenino, un primera infantil, un infantil de honor, un cadete de honor, un juvenil de honor y el primera regional. Otra de nuestras prioridades será impulsar el fútbol femenino. También tenemos la escuela de fútbol en auge, con 70 niños. Es el futuro y hay que cuidarla y apostar por ella, por que los niños hagan deporte, adquieran sus valores, aprendan a respetar a sus compañeros, trabajen en equipo y hagan sus primeros pinitos. En total, movemos a más de 200 jugadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos