Voto en contra de Irabazi y EH Bildu

Irabazi englobó en cinco las razones de su voto en contra. «En primer lugar, son unos presupuestos cerrados que no admiten las propuestas de la oposición, en segundo lugar, la contratación externa del servicio de jardinería es una privatización de servicios públicos en toda regla, creemos y se ha demostrado en múltiples casos, que esta fórmula impide crear empleos de calidad y empeora las condiciones de los trabajadores, porque cuando una empresa privada entra a prestar un servicio público se está introduciendo el factor empresarial, en tercer lugar, siguen siendo unos presupuestos insuficientes en el área ambiental, en cuatro lugar, los presupuestos participativos realizados, que en realidad vienen a ser unas partidas participadas, son muy mejorables, nos alegramos de que la gente participe y lo haría mucho más si se plantearán como un verdadero proceso participativo, con comisiones de barrios, la presentación pública de todas las propuestas, la introducción de criterios de justicia social y ambiental... en quinto lugar, se contemplan partidas de alquileres que no son lógicas y deberían sustituirse por inversiones, como ocurre con las luces de Navidad, la rampa de acceso al belén o los terrenos del parking de la papelera, por los que se paga a Lenbur 2.000 euros al mes», señaló Alberto Bezunartea.

Desde EH Bildu también se mostraron muy críticos con la subcontratación del servicio de jardinería. «No entendemos cómo vendéis estos presupuestos como los más sociales cuando estáis privatizando un servicio público, actualmente jardinería se compone de un puesto de oficial que está vacante y dos peones multiservicios, si algo falla ha sido el Ayuntamiento el que no ha sabido solucionarlo, el consistorio no es una empresa privada y es nuestro deber salvaguardar y fomentar el empleo de calidad, nuestra propuesta es cubrir el puesto de oficial, mantener a los dos peones y contratar a otras dos personas», señaló Rakel Puente. La coalición reprochó al PNV «falta» de proyectos en apoyo al comercio local y de medidas para frenar la bajada de la recogida selectiva de residuos, así como la gestión realizada con los parking. «Habéis convertido en un garaje público el aparcamiento que debería de ser rotatorio en Plazaola haciéndolo gratuito, en Industrialdea en cambio, los trabajadores tienen que pagar por ir a trabajar en coche y en Laubide habéis generado un problema donde no lo había, quedándonos sin un aparcamiento en unos terrenos que se cedían gratuitamente al Ayuntamiento», señaló. EH Bildu llevó una serie de enmiendas, que no salieron adelante al aunar los votos en contra de PNV y PSE-EE. Irabazi no participó en esta votación. «Nos parece una imposición que la alcaldesa no nos permita votar cada enmienda individualmente y establezca que se haga en bloque», expuso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos