Solemne y emotivo 3 de mayo

Procesión de la Cruz, íntegramente a la vista sobre el relicario creado por Juan Mari Burguera, quien este año ha completado la obra con una nueva anda. / FOTOS: LIMIA
Procesión de la Cruz, íntegramente a la vista sobre el relicario creado por Juan Mari Burguera, quien este año ha completado la obra con una nueva anda. / FOTOS: LIMIA

La Ezpata Dantza fue interpretada en la azoka por primera vez en la historia debido a la lluvia | Haztegi Ikastola recibió el premio Olaria en reconocimiento a sus cincuenta años de andadura

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

El 3 de mayo volvió a tocar la fibra de numerosos legazpiarras. Y es que el día de ayer aunó momentos llenos de solemnidad y emoción, comenzando por la procesión de la Cruz de Mirandaola, realizada a las diez y media de la mañana, alrededor de la parroquia, con la reliquia completamente descubierta sobre el relicario y la nueva anda creadas por el artista local Juan Mari Burguera. «Se ha reducido en 70 kilos el peso de todo el conjunto, además de ofrecer una estética muy bella y sobre todo, dar a los vecinos la posibilidad de ver una pieza que ha permanecido prácticamente oculta durante siglos», valoraban los anderos minutos antes de cargarla sobre sus hombros. Una solemne misa mayor daba continuidad al día de Santa Cruz en el interior del templo, con la participación especial de Santikutz Abesbatza y la primorosa voz de la solista Josune Makibar.

A continuación y por primera vez en la historia, la Ezpata Dantza cambiaba de escenario, siendo interpretada al abrigo de la azoka, en vez de en la plaza, debido a las adversas condiciones meteorológicas.

El grupo Sustraiak realizaba una impecable puesta en escena del baile, interpretado de manera casi ininterrumpida desde el siglo XVI cada 3 de mayo en nuestra localidad. Ayer cobraba vida a través de ocho chicas y ocho chicos. La figura de 'la rosa' o 'degollada', en la que un dantzari es alzado por sus compañeros en el ecuador del baile, estuvo coronada por tercer año consecutivo por un rostro femenino, el de Idoia Narbaiza, de 16 años, quien sucedió a Leire Madina y María Gutiérrez.

«Un tallo convertido en árbol»

Le siguió una emotiva entrega del premio Olaria a Haztegi Ikastola, coincidiendo con su cincuenta aniversario. El alumno Xabi Díez González, de cinco años, hizo especialmente entrañable el momento, siendo el encargado de recoger la estatuilla de manos de la alcaldesa, Koldobike Olabide. El presidente de la ikastola, Xegun Altolagirre, y la directora, Sagrario Etxabe, tomaron después la palabra, trayendo a la memoria a todas las personas que han hecho realidad el sueño que echó a andar en 1967 y especialmente, a aquellas que lo pusieron en marcha, realizando una fuerte apuesta por un proyecto educativo en euskera bautizado con el nombre de 'Kimu Berri', que cual tallo, ha ido creciendo hasta convertirse en el fuerte y fecundo árbol actual. También intervino la alumna Ane Beloki, cantando el bertso compuesto con motivo del cincuenta aniversario de la ikastola. La Soka Dantza, la Zinta Dantza, el Baile de la Hera, goitiberas, los partidos de pelota de profesionales, el espectáculo de 'Goazen!', el pintxo-pote de Onfire, una exhibición de caballos del picadero Ormazarreta y la verbena del grupo 'Los Tenampas y el mariatxi' redondearon el día grande.

Hoy habrá ponis y astados para los jovencitos a las 12.30 horas en la plaza Euskal Herria, la función del mago Tor a las 17.30 horas en Kale Nagusia, un pasacalle de la comparsa de gigantes y cabezudos de Legazpi LEK acompañada por la txaranga Elutxa a partir de las 19.00 por las calles del centro y un concierto especial de la banda de Legazpi a las 23.30 horas en la plaza (en caso de lluvia, la actuación se trasladará a la azoka). También será el día de precios populares en las barracas.

Agradecimiento tamborrada

Los organizadores de la tamborrada popular de mayores de la noche del 2 de mayo desean dar las gracias, a través de estas líneas, a todos los participantes que, lejos de amilanarse ante la lluvia, se enfundaron el traje y salieron a la calle con su mejor talante pese a la que estaba cayendo. «Había inscritas 370 personas y apenas hubo bajas, fuimos unos 360 participantes y aunque finalmente el acto tuvo que concentrarse en la azoka y la plaza, se creó un gran ambiente», valoran.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos