El Olentzero solidario del Valle del Hierro

Cuadrilla de niños durante la entrañable cita con Olentzero, ayer por la mañana, en la ferrería de Mirandaola. / FOTOS: LIMIA
Cuadrilla de niños durante la entrañable cita con Olentzero, ayer por la mañana, en la ferrería de Mirandaola. / FOTOS: LIMIA

Más de 10.000 niños y mayores participan en los talleres organizados por Lenbur. Este año, el carbonero también quiere hacer llegar su magia al pueblo saharaui, para lo que necesita un camión

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Legazpi acogerá hasta el 23 de diciembre a más de 10.000 niños y mayores atraídos por la magia de Olentzero. El carbonero recibe a las familias los fines de semana y festivos. Lo hace en Mirandaola, un lugar igualmente mágico, donde los participantes se adentran en el Museo del Hierro Vasco, donde les narran su historia. Después, un ferrón les conduce al encuentro con el carbonero, con quien comparten un bonito rato, le entregan sus cartas y dan cuenta de castañas asadas y patxintxis al abrigo de la ferrería. La actividad se repite desde hace 7 años, organizada por la fundación Lenbur, desde la que, en respuesta a la enorme llegada de visitantes, han reforzado la plantilla de monitores con jóvenes cualificados del pueblo y han ampliado las opciones, habilitando turnos nocturnos, el taller de 'El calcetín de Olentzero' en el caserío Erraizabal, el taller del pan en el caserío Igeralde y el desarrollado en una antigua escuela de los años 50. Pero más allá de Euskadi, este año Olentzero quiere hacer llegar su magia al pueblo saharaui. La asociación Hare Haizea, de la que forma parte, cuenta con una importante cantidad de herramientas donadas por la empresa Bellota, que ahora necesita hacer llegar a los campamentos de Tinduf mediante la adquisición de un camión. Las familias pueden colaborar con Olentzero en esta causa, haciendo su donativo en la hucha disponible en Mirandaola.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos