Legazpi participa en el proyecto europeo 'Good Local Adapt'

Arantzazu será uno de los cuatro barrios participantes en el proyecto, del número 1 al 19. / LIMIA

Se desarrollará en los barrios de San Ignacio, San Martín, Arantzazu y San José. Está orientado a buscar soluciones de adaptación al cambio climático

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Legazpi abre una nueva senda en la lucha contra el cambio climático con su participación en el proyecto europeo 'Good Local Adapt'. «Se trata de una iniciativa impulsada por la empresa especializada en cambio climático Factor CO2, en colaboración con el centro tecnológico Gaiker, la empresa de participación PH+, la empresa dedicada a la innovación en arquitectura Ekinn y los ayuntamientos de Amurrio, Balmaseda y Legazpi», explican desde el consistorio.

«El proyecto, orientado a buscar soluciones de adaptación al cambio climático, se realiza gracias a la ayuda financiera LIFE+, el instrumento de financiación para el medio ambiente de la Comisión Europea, fue aprobado dentro de la línea de adaptación al cambio climático de la Convocatoria de 2016 y se gestará entre septiembre de 2017 y septiembre de 2020», detallan.

«Su objetivo es diseñar soluciones de adaptación al cambio climático, concretamente, para combatir las olas de calor y mejorar el uso del agua, siendo estas soluciones acordadas junto con la población», informan.

En Legazpi, el proyecto se desarrollará en los barrios de San Ignacio (del número 1 al 21), San Martín, Arantzazu (del número 1 al 19) y San José, espacios que tienen además, un grado de protección especial derivado de su pasado industrial.

El primer paso del proyecto será la realización de una encuesta a los vecinos de estos cuatro barrios. A partir del lunes, 9 de octubre, se procederá a realizar una ronda de encuestas telefónicas, para lo cual, el Ayuntamiento solicita la colaboración de la ciudadanía, a fin de obtener los resultados más ajustados a la realidad de estas zonas. Paralelamente, se irán definiendo posibles soluciones de adaptación de las viviendas y de los barrios, que serán contrastadas con los vecinos en diversas reuniones que se celebrarán a lo largo del año 2018.

Cinco líneas principales

En cuanto a los objetivos del proyecto, se han establecido cinco líneas principales. «La primera de ellas consiste en sensibilizar a la población sobre la necesidad de adaptarnos al cambio climático y sobre los comportamientos a adoptar para enfrentar y prevenir sus posibles riesgos, como las olas de calor, la escasez de agua, las inundaciones...», enumeran desde el Ayuntamiento. «La segunda línea se centra en buscar la cooperación de iniciativas públicas y privadas, así como la integración de soluciones tradicionales y novedosas», señalan. «La tercera línea se basa en asegurar la adopción de soluciones aceptadas por la sociedad que sean económicamente sostenibles, eviten impactos colaterales y promuevan beneficios sociales, económicos y ambientales», indican. «La cuarta línea de trabajo consiste en propiciar que el proceso y los resultados se puedan replicar en otros municipios a través de la creación de una red regional y europea de adaptación al cambio climático, así como de reuniones periódicas de evaluación y desarrollo», exponen desde el consistorio. «La quinta y última línea será evaluar los impactos de las soluciones de adaptación adquiridas», informan.

La primera reunión de la red europea en vía de creación tendrá lugar en diciembre de este año y promoverá el intercambio de buenas prácticas entre municipios de la red del proyecto, además de alumbrar la presentación de la línea base y de los objetivos del proyecto.

Fotos

Vídeos