La joven arrollada por un tren en Legazpi era una vecina de la localidad estudiante de Enfermería

Apeadero de Legazpi en el que se produjo el fatal accidente./DV
Apeadero de Legazpi en el que se produjo el fatal accidente. / DV

Conmoción en la localidad guipuzcoana por el trágico suceso ocurrido el sábado

EL DIARIO VASCOLegazpi

La joven fallecida este sábado tras ser arrollada por un tren en el apeadero de Legazpi era una vecina de la localidad estudiante de Enfermería. La localidad guipuzcoana se ha despertado este domingo conmocionada por la trágica noticia de la muerte de Idurre Aldabaldetreku, de 18 años, que el sábado perdió la vida tras ser arrollada por un tren mientras cruzaba las vías tras haberse bajado previamente de un Cercanías.

Idurre era apreciada en la localidad. Hasta hace poco formaba parte del club de natación y en la actualidad era integrante del grupo feminista Onfire. Buena estudiante y activa, cursó sus estudios en la ikastola Haztegi y se preparaba para ser enfermera en la Facultad de Enfermería de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) en San Sebastián. En el momento del accidente, la fallecida se acababa de bajar de un cercanías procedente de la capital guipuzcoana.

El Ayuntamiento ha mostrado su consternación por el suceso y ha querido «unirse al dolor de la familia en estos momentos tan trágicos».

Los hechos se produjeron el sábado sobre las 20.30 horas. Según informó el departamento vasco de Seguridad, la joven falleció como consecuencia de las graves lesiones sufridas tras ser arrollada por un tren. En el momento del suceso la víctima se encontraba cruzando las vías. El atropello se produjo cuando la joven, que se había bajado poco antes de otro tren de cercanías, se disponía a cruzar de uno de los andenes del apeadero al otro junto a un grupo de amigas. En ese momento atravesaba el apeadero de Legazpi el tren Alvia 04167, que se dirigía de Madrid a San Sebastián, atropellando a la joven

Como consecuencia del arrollamiento, la víctima falleció de manera instantánea, sin que las unidades asistenciales desplazadas al lugar pudieran hacer nada por reanimarla.

El siniestro obligó a interrumpir el tráfico ferroviario por espacio de unas tres horas entre las estaciones de Brinkola y Zumarraga. Esto afectó a varios trenes Alvia que se dirigían desde Madrid a la capital guipuzcoana, así como a varios vehículos de cercanías. De esta forma, los viajeros de los Alvia y de los otros trenes afectados fueron objeto de transbordos entre ambas estaciones, donde los cercanías les condujeron hasta sus destinos.

El de Legazpi es un pequeño apeadero formado por dos andenes laterales y dos vías. Posee dos refugios en cada andén para resguardar a los viajeros. El cambio de uno a otro se realiza a nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos