Florencia Iriarte celebró ayer su 100 cumpleaños

Florencia Iriarte junto a sus hijos Ana Mari e Isidro, trabajadores de la residencia, autoridades y voluntarios de Nagusilan, ayer./LIMIA
Florencia Iriarte junto a sus hijos Ana Mari e Isidro, trabajadores de la residencia, autoridades y voluntarios de Nagusilan, ayer. / LIMIA

Familiares, autoridades y compañeros rodearon a la centenaria durante la fiesta especial organizada en la residencia Santa Cruz

CRISTINA LIMIALEGAZPI.

El olor a chocolate caliente, el clima festivo en el salón principal y el conocido 'Zorionak zuri...' caldeaban ayer una tarde diferente en la residencia Santa Cruz. El centro celebraba el 100 cumpleaños de una de sus residentes, Florencia Iriarte, poniendo de relieve la trascendencia de quien supera el siglo de vida. La cumpleañera fue colmada de felicitaciones y gestos de cariño tanto de sus familiares, como de los trabajadores y compañeros de Santa Cruz y de representantes del Ayuntamiento. La alcaldesa Koldobike Olabide y el concejal Javier Iraeta le hicieron entrega de un ramo de flores. La residencia también tuvo un detalle para ella.

Como otras muchas familias, Florencia llegó a Legazpi con los suyos en busca de un futuro mejor al albor de la expansión de la fábrica de Patricio Echeverría.

Nació el 10 de noviembre de 1917 en un pequeño pueblo de Navarra llamado Ollo. Allí vivió su infancia y buena parte de su adolescencia, en el seno de una familia dedicada a la agricultura. Hasta que un día se marchó a Garinoain, localidad navarra donde se instaló junto a su tía con el cometido de ayudarla en el cuidado de los niños y las labores de casa. Fue entonces cuando el amor tocó a su puerta, al conocer a Félix Arregui, natural de Garinoain y trabajador del campo. La pareja se casó en Ollo y vivió la primera etapa de su matrimonio en Garinoain. Fruto de su unión, nacieron Ana (fallecida a los pocos meses de vida), José Luis, Ana Mari e Isidro.

Cuando Florencia tenía 44 años, la familia emprendió una nueva vida, dejando atrás Garinoain y afincándose en Legazpi, donde Félix logró un puesto de trabajo en P.E.S.A. Desde entonces, lleva 57 años siendo vecina de nuestra localidad. Su marido falleció hace 14 años, también su hijo José Luis, hace 9 años. Actualmente la acompañan sus hijos Ana Mari e Isidro, cinco nietos (Eduardo, Alfonso, Arturo, Yon e Iñigo) y seis biznietos (Ager, Sira, Aira, Lier, Mirari y Hodei).

Hace diez meses que Florencia ingresó en la residencia Santa Cruz. Su familia se mostraba ayer especialmente agradecida con el centro, gestionado por la empresa GSR, con sus trabajadores, los residentes, los voluntarios de Nagusilan y las autoridades municipales. «Todos ellos han hecho del 100 aniversario de nuestra madre un día muy emotivo», valoraban sus hijos.

Fotos

Vídeos