Cie destina sus primeras ayudas a la comunidad a Nagusilan y Atzegi

Entrega de la aportación económica de Cie Legazpi a Nagusilan y Atzegi, ayer por la mañana, en las instalaciones de la empresa./  LIMIA
Entrega de la aportación económica de Cie Legazpi a Nagusilan y Atzegi, ayer por la mañana, en las instalaciones de la empresa. / LIMIA

Representantes de ambas asociaciones recibieron la aportación durante un acto celebrado ayer, en la planta legazpiarra

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

La empresa de automoción Cie Legazpi otorgó ayer sus primeras ayudas a la comunidad a dos asociaciones de gran calado en nuestra localidad: Nagusilan y Atzegi. La primera, volcada en acompañar y hacer sentir querida a la tercera edad, la segunda, inmersa en la integración de las personas con discapacidad intelectual, han sido escogidas por la factoría legazpiarra por la importante labor que desarrollan en el ámbito social. «El objetivo de la empresa mediante esta iniciativa es colaborar con la comunidad, concediendo una ayuda económica a entidades locales no gubernamentales y sin ánimo de lucro, aunque el abanico de candidaturas estuviera abierto a asociaciones de todo tipo, establecimos un orden de prioridad, poniendo en primer lugar a las organizaciones de carácter social, en segundo lugar a las del ámbito cultural y en tercer lugar a las del ámbito deportivo, el porqué de priorizar el plano social es precisamente el de dar importancia a las personas, para nosotros lo más importante, habiendo sido destinadas las ayudas precisamente a dos asociaciones que atienden a personas», explicaba el gerente de la planta de Legazpi, Asier Andoni Balenciaga, en el acto desarrollado durante la mañana de ayer en las instalaciones de la fábrica.

Balenciaga puso en contexto esta nueva línea de actuación dentro del plan estratégico de la propia empresa, perteneciente a la multinacional Cie Automotive, en estos momentos compuesta por cerca de 25.000 personas, presente en los cinco continentes y caracterizada por su diversificación tanto en su expansión geográfica, como en su clientela y tecnología. La fábrica de Legazpi pertenece a la división de la forja y posee una larga historia, con tres etapas diferenciadas, sus orígenes y proyección con Patricio Echeverría hasta el año 1992, su pertenencia al grupo GSB hasta 2002 y desde entonces hasta nuestros días, su trayectoria dentro del grupo Cie Automotive tras la fusión de GSB con Corporación Industrial Egaña.

«Actualmente Cie Legazpi está formada por alrededor de 245 personas, nuestra previsión es cerrar el año con unas ventas de 61 millones aproximadamente», informaba el gente de la planta. «Hace diez años, la empresa se encontraba en una situación bastante difícil», rememoraba. «En 2011, con la idea de dar la vuelta a la situación y abrir una esperanza de futuro, definimos y empezamos a trabajar en un plan estratégico, hoy, gracias al trabajo de todos los trabajadores de esta fábrica y al apoyo de Cie mediante importantes inversiones, podemos decir que, entre todos, estamos logrando salir de aquella situación tan difícil, habiendo dejado atrás las pérdidas hace algunos años», indicaba.

«Dentro de esa nueva situación, hemos entendido que teníamos un deber para con la sociedad, de alguna forma, queríamos contribuir con la comunidad de Legazpi y empezamos a pensar en cómo podíamos realizarlo, decidimos hacerlo mediante la presente aportación económica a asociaciones locales, se creó un equipo de trabajo multidisciplinar, con la participación de personas de distintas áreas de la empresa y finalmente, a través de la votación de las candidaturas presentadas, fueron seleccionadas Nagusilan y Atzegi», relataba Balenciaga. «Nos gustaría que esta iniciativa tuviera continuidad y ojalá la situación lo permita», deseaba.

Las voces del voluntariado

Manuel Fernández y José Ramón Hernández fueron los encargados de recoger la ayuda concedida a Nagusilan. Ambos se convirtieron en un espléndido testimonio de la labor altruista que actualmente desempeñan 57 personas del municipio con las personas mayores, tanto en la residencia Santa Cruz, el Centro de Día y el Garagune, como en situaciones particulares para las que son requeridos desde los Servicios Sociales del Ayuntamiento. Sus voluntarios dinamizan el tiempo libre de los mayores mediante juegos, paseos, tertulia... y sobre todo, tratan de hacerles sentir acompañados y recordados. «Legazpi es el municipio de Gipuzkoa y Euskadi con mayor porcentaje de voluntarios de Nagusilan por población», incidían. El trabajo altruista, no obstante, requiere de un sustento económico para poder gestarse. Agradecidos con la ayuda brindada por Cie, los dos componentes de Nagusilan avanzaban que será destinada a la comida que ofrecen a las personas mayores a las que atienden una semana antes de las fiestas patronales, a la adquisición de regalos para ellas por Navidad y a sufragar los movimientos organizativos de la asociación.

Atzegi estuvo representada por Óscar Carcedo, responsable de la asociación de personas con discapacidad intelectual de Gipuzkoa, Nino Hernández, componente de la comisión de familias de la comarca y su hijo Joel. «Damos las gracias a todas las personas de Cie Legazpi por esta ayuda, creemos que al final todos somos responsables socialmente, las empresas, la sociedad, las instituciones... y este tipo de iniciativas ayudan a todos», señalaron. Recordaron que Atzegi fue creada en 1960 por padres y madres de personas con discapacidad, con el fin de no estar solos. «Los avances que se han dado en materia de integración son grandes, pero aún hay mucho camino que recorrer, en Atzegi dirigimos los ajustados recursos que tenemos a cubrir necesidades, con ejes de actuación en la sensibilización, el apoyo a las familias y la atención directa a las personas con discapacidad», citaron. La aportación de Cie será dirigida la celebración del encuentro de los 26 clubes de tiempo libre para personas con discapacidad de toda Gipuzkoa, previsto en mayo de 2018 en Legazpi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos